19 de Septiembre de 2018

Opinión

Las nubes (2)

Los cúmulos son densos y blancos y de aspecto algodonoso; se forman por el ascenso del vapor del agua durante el día o por el calentamiento diurno, por lo general los días de verano.

Compartir en Facebook Las nubes (2)Compartir en Twiiter Las nubes (2)

Continuamos con el tema de las nubes. La vez pasada hablamos de su clasificación según su altura y lo que anunciaban del posible comportamiento del tiempo; hoy hablaremos de las nubes que son capaces de provocar las lluvias, de las cuales incluso hay un tipo que puede llegar a formar poderosas tormentas: éstas son las nubes de desarrollo vertical, a las que se les bautizó como cúmulos y cumulonimbos de base plana y que se sitúan a baja altura, entre los 500 y los 2,000 metros.

Estos dos tipos de nubes aprovechan las poderosas corrientes de aire ascendentes que las atraviesan para extenderse a varios kilómetros de altura.

Hablaremos hoy primero de los cúmulos que son densos y blancos y con aspecto algodonoso; se forman por convección, o sea por el ascenso del vapor del agua durante el día o por el calentamiento diurno, por lo general durante los días de verano. Estas nubes tienen dos particularidades: la primera es que, asociadas con el buen tiempo, no causan chubascos, pero si su desarrollo es ya considerable entonces la situación cambia y forman los cumulonimbos, que son las nubes más imponentes, puesto que su base, muy oscura, se encuentra apenas sobre el suelo y su cima puede elevarse hasta la capa de la atmósfera llamada tropopausa, a más de 15,000 metros de altura.

Mecidas por sus fuertes vientos a gran altitud, se alargan hasta adquirir su forma característica, similar a un yunque. Este tipo de nube con frecuencia da lugar a tormentas eléctricas, chubascos, granizo y hasta violentos tornados, son los fenómenos meteorológicos más violentos jamás formados, ya que pueden causar destrucción y muerte.

Una de las características de estas nubes es encontrarlas formadas en las tardes de verano en la Península de Yucatán. A lo lejos tienen la forma de un gran helado y la parte de arriba es similar a un yunque. Durante un ciclón de gran magnitud muchas de este tipo de nubes acompañan a estos grandes fenómenos meteorológicos y son dominadas por un guía llamado ojo del huracán.

Seguiremos en las nubes. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios