12 de Diciembre de 2017

Opinión

Lección de la elección

La votación federal en Yucatán superó el 70 % (7 de cada diez acudieron a la casilla), cuando la media nacional fue de 47.7 %.

Compartir en Facebook Lección de la elecciónCompartir en Twiiter Lección de la elección

Son sólo números, pero algo reflejan. La votación federal en Yucatán superó el  70 % (7 de cada diez acudieron a la casilla), cuando la media nacional fue de 47.7 %  y en sitios como Baja California apenas arañó el 30 %. En la elección local, la participación superó al 62 %. De nuevo se demuestra que en esta tierra se sabe dar valor al voto, el ejercicio del poder ciudadano por excelencia.

Vistos con un poco más de detalle, los resultados revelan ángulos interesantes y demuestran que no sólo salimos a votar sino que pensamos muy bien antes de hacerlo. Por ejemplo, en Mérida, el PRI ganó las diputaciones federales con amplia, inclusive abrumadora, mayoría, pero perdió dos distritos locales y de nuevo no pudo alcanzar el triunfo en el Ayuntamiento. Eso sólo significa que hubo un voto diferenciado y consciente. Los ciudadanos analizaron los perfiles propuestos y algunos no los convencieron. Los números lo dicen. 

En Valladolid y Progreso, dos de los resultados que más llamaron la atención, la mayoría ciudadana dijo No a los propuestos por los partidos tradicionales y se inclinó por nuevos liderazgos. Eso también indica que ya no se le puede engañar fácilmente al elector y menos imponerle a nadie. Morena se estrena en las lides políticas estatales con un logro nada desdeñable: la segunda ciudad más importante del Estado.

Otro ángulo que se debe tener en cuenta –y no sólo en Yucatán sino en todo el país- es el surgimiento de candidaturas independientes con posibilidades de triunfo, tal es el caso del joven Pedro Kumamoto que sin medios ni padrinos ricos alcanzó una curul en el Congreso de Jalisco y Alfonso Martínez, declarado el sábado alcalde electo de Morelia. Y sobre todo Jaime Rodríguez, el famoso Bronco, gobernador electo de Nuevo León. Ellos y otros 170 y tantos que compitieron sin el cobijo de unas siglas –ni el dinero que eso conlleva- le hicieron un huequito a la línea de flotación de los partidos. Harían bien si lo toman en cuenta. El tema de los gastos merece comentario aparte.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios