20 de Septiembre de 2018

Opinión

Literario oleaje

A través de un total de 260 páginas, la escritora Virginia Woolf nos seduce estéticamente, con un constante vaivén que recorre nuestras arenas lectoras.

Compartir en Facebook Literario oleajeCompartir en Twiiter Literario oleaje

La Editorial Lumen, en su colección Palabra en el Tiempo, ha publicado muchas de sus obras: Noche y día, La casa encantada, Entre actos, El cuarto de Jacob, Tres guineas, La señora Dalloway, Cartas a mujeres, Los años, Diario de una escritora, La torre inclinada, Momentos de vida, Al faro, Orlando, La olas.

En el año de 1931 se editó por vez primera la novela Las olas, considerada una de las obras más representativas de la literatura del siglo XX. La Academia valora en este texto la originalidad de su prosa, y la técnica innovadora de su estilo literario; características, ambas, que han trascendido a la narrativa  contemporánea.

Las letras de la contraportada nos dicen: “La novela desarrolla, al compás de las olas en la playa, seis monólogos interiores, a veces discrepantes y aislados, otras veces casi en coloquio concordante, en los que se formulan, desde su infancia hasta sus últimos años, seis vidas múltiples y dispares”.

A través de un total de 260 páginas, la escritora Virginia Woolf nos seduce estéticamente, con un constante vaivén que recorre nuestras arenas lectoras.

Virginia (1882-1941) fue hija, esposa, y amiga, de hombres y mujeres vinculados al arte, la academia y la edición.

Mujer, intelectual, artista, promotora cultural, luchadora ideológica, defensora de los derechos humanos, a la vez que bohemia, a la par que libre pensadora.

Leamos las líneas iniciales de la prosa poética de su novela: “El sol aún no se había alzado. Sólo los leves pliegues, como los de un paño algo arrugado, permitían distinguir el mar del cielo. Poco a poco, a medida que el cielo clareaba, se iba formando una raya oscura en el horizonte, que dividía el cielo del mar, y en el paño gris aparecieron gruesas líneas que lo rayaban, avanzando una tras otra, bajo la superficie, cada cual siguiendo a la anterior, persiguiéndose una a otra, perpetuamente”.

¿Escuchas el oleaje? ¿Hueles el mar? ¿Ves la espuma formándose y diluyéndose? Si percibes todo ello, sigue leyendo...

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios