23 de Septiembre de 2018

Opinión

Llegó el futuro: Agenda 21

Es un documento de referencia para la elaboración de políticas culturales que se basa en los principios de la diversidad cultural, los derechos humanos...

Compartir en Facebook Llegó el futuro: Agenda 21Compartir en Twiiter Llegó el futuro: Agenda 21

Durante mi periplo otoñal en Mérida tuve la oportunidad de asistir el lunes 19 al Seminario de la Agenda 21,cuya apertura fue encabezada por el alcalde Mauricio Vila, Irving Berlín, director de Cultura del Ayuntamiento, y el regidor José Luis Martínez, presidente de la Comisión de Cultura del Municipio, y de Víctor Hugo Lozano Poveda, coordinador general de Política Comunitaria. La Agenda 21 es un documento de referencia para la elaboración de políticas culturales que se basa en los principios de la diversidad cultural, los derechos humanos, el diálogo intercultural, la democracia participativa, la sostenibilidad y la paz. Su objetivo es promover el desarrollo sostenible, incorporando a la cultura como cuarto pilar de desarrollo, aunado a los otros tres considerados por la ONU: medio ambiente, inclusión social y economía.

Es un conjunto de directrices y planes estratégicos a seguirse a nivel mundial, nacional y local por distintas entidades, donde la cultura por supuesto es uno de los ejes rectores. A la fecha, 520 ciudades se han sumado a esta iniciativa, siendo el Distrito Federal y Mérida las primeras del país en hacerlo. Por ello considero histórico que nuestra ciudad y las actividades que se realizaron en ella la semana pasada hayan dado como resultado la firma el martes 20 de la Carta de los Derechos Culturales de Mérida, alternativa amplia e incluyente, cuya ambición es socializar la cultura mucho más allá del Reglamento de Espectáculos vigente.

La visita de Lucina Jiménez, integrante del grupo de expertos en Gobernanza para la Cultura y el Desarrollo de la Unesco, fue fundamental para sensibilizar tanto a políticos como a ciudadanos sobre la importancia de adherirse a la Agenda 21 donde “identidad, creatividad e innovación son componentes permanentes que deben articularse para avanzar”. Asimismo, la entusiasta intervención de Jorge Melguizo, comunicador colombiano y especialista en políticas culturales, fue reveladora: “Hay que tener claro que se trata de construir procesos sociales desde y con la cultura, no basarse sólo en implementar programas de asistencia o servicios culturales”, declaración que rompe con el paternalismo gubernamental que se acostumbra por estos lares.

Berlín Villafaña diagnosticó muy bien los problemas estructurales de Mérida: “El presupuesto, deficiencia de normatividad, problemas de conceptualización, la rutinización de procesos y la voluntad unipersonal”, que quedarían subsanados si nos apegamos a las directrices, que, aunque a muchos se les antojará como una panacea, han venido a romper con el anquilosamiento meridano en cuanto a políticas culturales y, me atrevo suscribir,  es el futuro de la cultura como un  puntal en la formación de sociedades sensibles y autosustentables. Enhorabuena por este pequeño gran avance.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios