28 de Mayo de 2018

Opinión

Los peatones y el transporte urbano

En la Carta Europea sobre el Caminar se afirma que el peatón tiene el derecho de vivir en un entorno saludable y de disfrutar con libertad de todas las actividades.

Compartir en Facebook Los peatones y el transporte urbanoCompartir en Twiiter Los peatones y el transporte urbano

Todos los habitantes de este planeta somos potencialmente peatones, ya que caminar es la forma natural de desplazarse del ser humano, una forma de transporte que no es costosa, que no produce contaminación atmosférica, ni influye en el cambio climático, que no utiliza combustibles fósiles, sino energía humana, y que es un importante factor para proporcionar beneficios a la salud; es un método de transporte que está al alcance de todos, que proporciona beneficios importantes para la salud y es accesible a todos, sin importar su nivel de ingresos y, por lo general, representa una actividad placentera y de convivencia.

En la Carta Europea sobre el Caminar se afirma que el peatón tiene el derecho de vivir en un entorno saludable y de disfrutar con libertad de todas las actividades y servicios que ofrecen los espacios públicos, en condiciones que garanticen el bienestar físico y psicológico de todos.

No hay que olvidar que las ciudades son espacios para vivir, para establecer contacto y poder relacionarse con otras personas. El espacio vial del medio urbano es, antes que nada, para usos peatonales, debiendo tener equipamientos complementarios para desplazarse por él por otros medios. Lo que no podemos perder de vista es que caminar es fundamental para el desarrollo humano y la calidad de vida.

Al poner en contacto a las personas, caminar desempeña un papel fundamental en el nivel de habitabilidad de las ciudades y en su capacidad de sociabilización y contribución al desarrollo de la identidad propia de cada persona. Por lo general, son los peatones quienes hacen el uso más eficiente del escaso espacio público; las zonas peatonales y los espacios públicos constituyen un elemento vital en la interrelación entre las personas y un elemento que es determinante en el bienestar económico de la infraestructura comercial.

Dicho todo esto, ¿cómo está nuestra Mérida?; sin duda muy lejos de un equipamiento público adecuado y de una conciencia colectiva de respeto al peatón, que para nuestros conductores representa un obstáculo para su libre circulación; es importante entender que el medio de transporte más importante es el caminar y el menos el automóvil, que sólo ha contribuido a la dispersión urbana.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios