23 de Septiembre de 2018

Opinión

Los reyes del diezmo

La Dirección de Fiscalización de Reglamentos del Ayuntamiento de Othón P. Blanco es de las más corruptas...

Compartir en Facebook Los reyes del diezmoCompartir en Twiiter Los reyes del diezmo

La Dirección de Fiscalización de Reglamentos del Ayuntamiento de Othón P. Blanco es de las más corruptas. En la administración, su titular, Ángel Hernández Marín, además de inoperante para el cargo, muestra facetas de arrogancia: “No doy entrevistas si no está el Director de Comunicación Social”. El motivo de la respuesta obedeció a que se le quiso cuestionar respecto a la estela de corruptelas que impregnan a la dirección a su mando.

Los números crudos dejan mal parada a esa instancia. Mientras niega que se violente la ley, en Chetumal se observan cantinas operando fuera del horario establecido, discotecas permitiendo el ingreso de menores y bares repletos de mujeres desnudas ejerciendo, incluso en los establecimientos, favores sexuales a los asiduos comensales.

Esta realidad muestra dos cosas: o que de plano el director no sirve para nada, o que está más que maiceado con las dádivas que exigen sus inspectores en cada establecimiento que se visita. Si bien no son todos corruptos, por lo menos el 80 por ciento del personal de esta área sí lo es.

Más de la mitad del personal tiene un sueldo que no justifica sus activos. Según el portal de trasparencia, cada empleado gana dos mil 400 pesos al mes, pero para sorpresa de muchos, cuentan con vehículos del año.

Todos estos empleados no han sido rotados, o en el mejor de los casos removidos desde hace más de 12 años, y cuando se ha intentado, acuden al sindicato para pelear sus derechos y decir que son “celosos de su deber de vigilar”.

Así, mientras el edil Carlos Mario Villanueva Tenorio dedica atenciones a los medios de comunicación, su esbirro muestra una actitud rabiosa, olvidando que es un servidor público, y que tal se debe al pueblo.

¿Quién en su sano juicio quisiera acercarse a saludarlo, cuando a kilómetros despide un hedor corrupto, por decir lo menos? Y es que mientras la soberbia impregna a este tipo de mamarrachos, las cifras de unaciudad sin ley ni regulación son más que evidentes.

Veamos algunas cifras, para tener una idea de esta problemática que padece la capital del estado: Aproximadamente del 70% de la población que se dedica al sexoservicio en Chetumal no se encuentra registrado en el padrón de la profilaxis, lo cual representa un riesgo en la salud, debido a que sólo el 30% de las sexoservidoras cumple su control médico reglamentario.

Según datos de la Secretaría de Salud, el padrón de la población dedicada al sexoservicio en OPB es de 352 personas, aunque se estima que existen más de mil 200 mujeres dedicadas a esta actividad de manera irresponsable.

Según versiones de los dueños de algunos establecimientos de giros negros, para evitar que sus muchachas o su negocio sean sancionados por no contar con las tarjetas de salud vigentes, los inspectores pasan puntualmente por sus cuotas o exigen cortesías.

Cada uno de los bares de espectáculos localizados en el municipio de Othón P. Blanco presenta desnudos con bailarinas, pese a que está prohibido en las leyes municipales.

Sin embargo, la autoridad se hace de la vista gorda, porque este giro deja muy buenos dividendos.

Es un secreto a voces que los inspectores de la comuna están más que amafiados con los propietarios o encargados de bares y cantinas, y son estos los que alertan de los operativos. 

De ahí que, según las autoridades, nunca encuentran nada.

Así que mientras este sujeto, Ángel Hernández Marín, se ufana en decir a los cuatro vientos que no hay corrupción, su jefe, Carlos Mario Villanueva Tenorio, no sólo ha aceptado esta irregularidad, sino que ha prometido acabar con ella.

Así, ante este panorama de corrupción, Ángel Hernández Marín se puede pensar que es uno de los directores que más ha convenido al triste de Marito, cuya administración se ha caracterizado por ser los reyes del diezmo. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios