17 de Enero de 2018

Opinión

Los soldados de Perry, los silencios de Meade

Perry está mandándole un mensaje a los electores de primarias de su partido, que son los ultras, que él trata con la migración a palos, con soldados. Algunos votos y mucho dinero le traerán sus mil soldados en la frontera.

Compartir en Facebook Los soldados de Perry, los silencios de MeadeCompartir en Twiiter Los soldados de Perry, los silencios de Meade

Rick Perry, gobernador de Texas desde hace 14 años, es el ejemplo de esos políticos de la nueva derecha estadunidense. Conservador en lo social, en lo fiscal y en lo económico; es un éxito entre la base ultra del Partido Republicano y un desastre cuando enfrenta a electores más o menos comunes y corrientes.

El gobernador de Texas no tiene mucho poder, como, por ejemplo, un gobernador mexicano. Los que en verdad mandan en Texas son los alcaldes de las grandes ciudades: Houston, Dallas, San Antonio y Austin, que son demócratas. Perry importa poco, gana elecciones en el campo texano, y puede gastarse unos millones para mandar a la Guardia Nacional.

Eso sí, Perry está trabajando seriamente para competir una vez más por la nominación republicana hacia la Casa Blanca y por eso hizo un anuncio simbólico, pero que no deja de tener importancia. Cito a AP: “El gobernador Rick Perry ha ordenado el despliegue de hasta mil elementos de la Guardia Nacional a la frontera entre Texas y México en los próximos meses para combatir lo que, según dijo, eran criminales que aprovechan una oleada de niños que llegan a EU ilegalmente”.

Perry está politiqueando. Está mandándole un mensaje a los electores de primarias de su partido, que son los ultras, que él trata con la migración a palos, con soldados. Algunos votos y mucho dinero le traerán sus mil soldados en la frontera.

No hace mucho, cuando alguno de estos personajes hacía una de estas cosas, el gobierno mexicano hacía algún gesto, alguna declaración.  También simbólica, también importante.

Algo así como: Oiga, señor Perry, eso de poner más militares en la frontera no sirve de nada. Es más, puede resultar contraproducente y el riesgo de que esto acabe mal aumentar. Parafraseo, por supuesto, pero algo así. Porque aunque la crisis de migrantes actual tenga que ver con un aumento significativo en el número de centroamericanos, en cifras totales los mexicanos siguen siendo los más. Los que más cruzan, los que más detienen, los que más deportan.

Por eso importaba que el gobierno mexicano dijera algo.

Busqué y busqué y busqué la declaración del secretario Meade o del subsecretario Alcocer o del embajador Medina Mora.

Nada encontré.

Eso sí, encontré que la bitácora de viajes del canciller es muy impresionante. Pero ya sabemos: viajar no es lo mismo que hacer política exterior.

[email protected] 

Twitter: @puigcarlos

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios