20 de Septiembre de 2018

Opinión

Los tweets de la ira

Hemos dicho que las redes sociales pierden su poder de convocatoria cada año...

Compartir en Facebook Los tweets de la ira Compartir en Twiiter Los tweets de la ira

Hemos dicho que las redes sociales pierden su poder de convocatoria cada año, que su capacidad para influir en temas de trascendencia se reduce a banalidades y chistes. El #Gasolinazo de Año Nuevo es clara muestra de esta triste realidad digital. 

El común denominador en las (pocas) protestas en nuestra ciudad por el alza en el precio de los combustibles es la baja afluencia. Hay rabia y desazón entre los cancunenses, eso es innegable, pero esta molestia natural no se traduce en movilizaciones que hagan una diferencia, al menos de forma. 

La pancarta que se instaló el 31 de diciembre frente a “El Ceviche” logró el apoyo de todos, pero la acción de nadie. En las redes sociales movió a los usuarios con sus “retweets” y demás… pero hasta ahí. No alcanzó el poder de convocatoria para sacar a la gente de sus casas o teléfonos y manifestar su desagrado por el alza. Y a cinco días del arranque de la cascada de aumentos, las cosas siguen igual. 

¿Qué han hecho las redes sociales, en comparación con #YoSoy132? Nada. Los “hashtags” en Twitter no han trascendido en el fondo del asunto, sólo en la forma por medio de mantas, pancartas, saqueos y bloqueo de gasolineras, que en nada abonan a representar el desagrado por el #Gasolinazo. Y eso se explica sencillamente en que, tristemente, los usuarios de redes sociales no somos quienes dictan la llamémosle así, agenda nacional de protestas. 

En algún foro perdido, tertulia de café o donde sea, se clama por el “México bronco” para evitar las alzas en combustibles y lo que le sigue, sin embargo, si tal país existiera esto no estaría sucediendo y las cosas sería diferentes (peor o mejor, quien sabe). No señores, si las redes sociales no han sido protagonistas en las protestas contra los aumentos, es porque en el fondo, los mexicanos no tenemos ya la capacidad para hacernos escuchar por éste y otros medios.

Por cansancio, fastidio o ignorancia, los ciudadanos digitales hemos dejado el paso a los extremistas, a esos que el martes saquearon una tienda de autoservicio, y a quienes en nuestra comodidad acusamos de ser esbirros del gobierno o infiltrados. Tristemente no es así. Muchos mexicanos sí son capaces de robar una pantalla plana a la primera muestra de un saqueo, aparados en la conciencia colectiva del “México bronco”, desfigurando los ideales que crearon la movilización, sin que los infiltrados entren al escenario. 

La situación es salvable, pero para ello tenemos que actuar con mayor inteligencia en las redes sociales, ser usuarios menos viscerales para apelar a la razón y no a la violencia durante las protestas. Si en su momento fuimos capaces de “encerrar” en un baño a un candidato presidencial, ¿por qué no hacerlos de nuevo? 

Palabras de “El Preciso”

Nuestras madres solían decir “esto me duele más a ti que a mí” cuando nos castigaban. Sabíamos que no era verdad. El mensaje de @EPN fue muy claro, a pesar de su evidente cara de desagrado: el #gasolinazo es irreversible y los mexicanos, dentro y fuera de línea, tenemos que hacer de tripas corazón y aceptarlo. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios