18 de Julio de 2018

Opinión

Luchar o vivir

Cuando se VIVE sin “luchar”, el vacío no existe; se llena con la belleza y la plenitud del ser que encuentra el verdadero sentido de la vida.

Compartir en Facebook Luchar o vivirCompartir en Twiiter Luchar o vivir

Durante siglos el hombre sólo ha vivido la guerra y la preparación para la guerra. Su vida parece una triste comedia neurótica.- William James, psicólogo                   

Luchar es estar en guerra. Fluir con la vida y en la vida, eso es vivir. Todo lo que vive es flexible  y fluye. Cuando azota un huracán, el viento arranca de cuajo los árboles más fuertes, porque se oponen al viento, en cambio las palmeras se doblegan hasta rozar el suelo y cuando el huracán pasa se vuelven a erguir y la vida sigue su ritmo. 

No luchar es rendición y confianza en la existencia, en el ser, aceptando el vaivén de la vida. Cuando se vive luchando, hay miedo de perder y angustia, se pierde el gozo de existir; es ir contra la corriente lastimándose con la fuerza impetuosa de los diversos acontecimientos del vivir. Es el ego que siempre necesita algo o alguien a quien retar queriendo “ganar” a como dé lugar para demostrar que se es mejor y más fuerte que los demás. Perdiendo valores e ideales sin saborear la serenidad, la ternura y la belleza que está en la vida.  Cuando desenmascaramos al ego, nuestro ser surge, la neurosis se retira y la claridad se instala para trabajar, esforzándonos honestamente para llegar a la meta deseada.

Paradójicamente, cuando decimos, llevados por el ego: “Lucho porque quiero ser alguien”, “necesito destacar”, en ese momento, dejamos de SER,  viviendo una vida falsa; nos convertimos en actores de una comedia, las más de las veces bastante ridícula, sin nada real que surja del interior de nuestro ser. Es una farsa que trata de impresionar con falsas poses, engaños y promesas que son parte de la lucha para llegar… y cuando se cree que se ha logrado lo que llenaría de felicidad se encuentra un vacío y se vuelve a luchar para alcanzar la fama, el poder, el dinero, etc. 

Eso no es vivir, es pura fantasía y en el afán de llenar el vacío que sigue adentro, se recurre a placeres que embotan y embrutecen. A veces, un gran revés o una tragedia sacude y descubre la inutilidad de haber pasado por la vida sin la entrega ética a la profesión, sin el gozo de amar al cónyuge con quien pudimos vivir momentos de intimidad compartiendo sueños, tiempos y espacios con autenticidad y compañerismo, así como la dicha inigualable de acompañar el crecimiento y formación de los hijos.

Cuando se VIVE sin “luchar”, el vacío no existe; se llena con la belleza y la plenitud del ser que encuentra el verdadero sentido de la vida.  

¡Ánimo! hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios