22 de Agosto de 2018

Opinión

Manejemos siempre a la defensiva

Manejar a la defensiva significa asumir la actitud adecuada para evitar accidentes a pesar de condiciones adversas del entorno y de las acciones inadecuadas de otros conductores.

Compartir en Facebook Manejemos siempre a la defensivaCompartir en Twiiter Manejemos siempre a la defensiva

Al recorrer el domingo la carretera de la playa a Mérida en medio de un fuerte aguacero constatamos que es notoria la falta de precaución de muchos conductores que a pesar de la fuerte lluvia conducían con exceso de velocidad, sin guardar la distancia y rebasando por la derecha, incluso por la franja de acotamiento lateral. Por eso es importante siempre tratar de revisar cómo conducimos, ya que si lo hacemos con honestidad tal vez nos demos cuenta que es necesario y urgente mejorar nuestros hábitos al volante, poniendo en práctica los principios del Manejo Defensivo, compuesto por tres aspectos básicos: la actitud, el espacio y la visibilidad.

Manejar a la defensiva significa asumir la actitud adecuada para evitar accidentes a pesar de  condiciones adversas del entorno y de las acciones inadecuadas de otros conductores. El primer punto, la actitud, involucra nuestra preparación mental para tomar las decisiones adecuadas, como manejar defensivamente, checar nuestro vehículo, saber a dónde vamos y no buscar rutas o direcciones, evitar distracciones, manejar relajadamente, no discutir con nuestros acompañantes, no caer en provocaciones, ignorar a otros conductores enojados o agresivos y evitar condiciones de inseguridad.  

En cuanto al espacio, esto se refiere a tener siempre tiempo y espacio para conducir con seguridad, considerando tres elementos: el espacio de seguimiento, el de parada y el denominado efecto burbuja, que propone mantener alrededor de nuestro vehículo el mayor espacio posible a fin de tener siempre un espacio de maniobra segura en caso de un imprevisto; en carreteras como la Mérida-Progreso esto es muchas veces difícil, por lo que debemos manejar a la defensiva en mayor medida.

El espacio de seguimiento, ya lo mencionamos, es la distancia que debemos mantener con el vehículo que nos antecede al avanzar, mientras que el de parada es el que debemos mantener cuando tenemos que detenernos en un semáforo, una intersección o en un  embotellamiento. La visibilidad se refiere a la percepción visual de la que ya hemos hablado, que tiene que ver con la percepción que tenemos del entorno, ya que, por ejemplo, siempre debemos ver más allá del vehículo que nos antecede o del que va detrás.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios