20 de Septiembre de 2018

Opinión

Mario di Costanzo

Un gobierno se debe integrar con los mejores. En EU hay una referencia histórica del gabinete de Lincoln, quien designó a sus competidores por la presidencia en los cargos más importantes.

Compartir en Facebook Mario di CostanzoCompartir en Twiiter Mario di Costanzo

Inteligencia y prudencia revela Martí Batres, en su respuesta a Carmen Aristegui cuando ella le pregunta sobre el nombramiento de Mario Di Costanzo como nuevo director de la Condusef.

Por el perfil del designado, el nombramiento es irrefutable, pero es común que los insultos se desaten cuando un correligionario emprende camino propio, mucho más cuando pasa a colaborar en el proyecto de gobierno encabezado por el otrora rival.

La contienda ha concluido aunque la política continúa. Sus espacios son los partidos, el Congreso y las elecciones, no el gobierno. Quienes allí están deben suscribir imparcialidad, independientemente de su pasado o afinidad partidaria. En el país hubo retroceso. Un Presidente partidista propició un gobierno igual.

Políticos pasaban a áreas técnicas e imponían un sentido consecuente a la razón de su designación. Muchos delegados federales dan cuenta de ello. Funcionarios que utilizaban su cargo para obtener dinero de proveedores; es posible que el recurso quedara en los bolsillos del extorsionador. Una investigación revelaría que su situación patrimonial no corresponde a sus ingresos.

Un gobierno se debe integrar con los mejores. En EU hay una referencia histórica, a la vez polémica y ejemplar, del gabinete de Abraham Lincoln, quien designa a sus competidores por la presidencia en los cargos más importantes. La tolerancia y la inclusión es prenda de los fuertes, no de los débiles.

Casos como los de Mario di Costanzo, Rosario Robles, Manuel Mondragón o Ricardo García Cervantes, por las prendas de los designados se corresponden a un modelo de ejercicio del poder presidencial que debiera ser práctica.

Un gobierno de incondicionales, regularmente es desastroso, con la implicación de que quien gobierna pierde sentido de la realidad, como sucedió con Felipe Calderón, quien inició con una voluntad incluyente hacia sus rivales en el PAN y algunos respetables priistas, pero que muy pronto cedió a la tentación de gobernar exclusivamente con los suyos.

El perfil personal, profesional y político de Mario di Costanzo es el adecuado para una tarea de la importancia y de la seriedad como es la Condusef.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios