21 de Septiembre de 2018

Opinión

¿Más burocracia?

La bancada del Partido Verde en el Congreso local presentó la semana pasada un punto de acuerdo en la Legislatura...

Compartir en Facebook ¿Más burocracia?Compartir en Twiiter ¿Más burocracia?

La bancada del Partido Verde en el Congreso local presentó la semana pasada un punto de acuerdo en la Legislatura para “exhortar” al gobernador del estado” a dividir a la Comisión de la Juventud y el Deporte de Quintana Roo (Cojudeq) en dos institutos, uno para atender a la juventud y otro para atender el deporte. 

Pues si, los diputados verdes, que en estos primeros meses han sido legisladores fantasmales y que no han salido de ellos iniciativas de verdadero impacto social, salieron con esta ocurrencia que generaría máaaaaaas burocracia para un estado en el que la nómina gubernamental tiene obesidad mórbida desde hace muchos años.

Para la bancada de los tucanes, el asunto se reduce a un problema de sintaxis, pues la diputada cancunense Tyara Schleske de Ariño precisó que lo que se pretende es “que los deportistas sean atendidos sin la necesidad de ser jóvenes, y que los jóvenes tengan también beneficios sin que necesariamente tengan que ser deportistas”. 

En el cuadrado pensamiento de la diputada Schleske y sus compañeros del Verde, el hecho de que en el nombre la Cojudeq se utilice la conjunción “y” para enlazar las palabras juventud y deporte, establece una especie de exclusión para atender solo a jóvenes deportistas, dejando fuera a los jóvenes que no son deportistas, y a los deportistas que no son jóvenes.

Sí, así de ridículo es el argumento con el que pidieron un exhorto para que el poder ejecutivo del estado divida normativa y operativamente a esta Comisión, para crear una institución que atienda a la juventud, y otra al deporte.

Por lo visto, los legisladores locales creen que la solución a los problemas está en crear más organismos públicos, aunque esta receta se ha comprobado que en lugar de ayudar, es contraproducente.

Porque además de los verdes, desde el inicio de la actual Legislatura el diputado priista José Luis González Mendoza propuso la fisión de la Secretaría de Desarrollo Social e Indígena para crear un Instituto Indigenista que atienda exclusivamente a este sector poblacional.

Esta iniciativa encontró eco en el titular de la dependencia, Julián Ricalde Magaña, y parece un hecho que en 2017 nacerá este instituto en el estado, con su propio presupuesto y, por supuesto, su propia nómina.

Pero, ¿por qué a ninguno de los diputados o de las bancadas se les ocurre lanzar “exhortos” para que las dependencias ya existentes hagan bien su trabajo? ¿Por qué no se han percatado de que muchas secretarías actuales duplican funciones y, en lugar de solicitar la creación de nuevos elefantes gubernamentales, piden la desaparición de las dependencias inoperantes?

No. Crear más burocracia es un camino ya conocido, que no lleva a ningún lado.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios