19 de Abril de 2018

Opinión

Mejor a tiempo

Habrá quien piense que será lícito imitar lo que hoy se tolera con los ambulantes del centro.

Compartir en Facebook Mejor a tiempoCompartir en Twiiter Mejor a tiempo

Como muestra del empuje y creatividad que envuelve una fracción del norte de la ciudad de Mérida, voy a referirme a los dos kilómetros que conforman la avenida Andrés García Lavín, de la Glorieta del pocito al City Center.

En su mejor época tuvo dos amplios carriles por vía, actualmente conformados por tres estrechos pasadizos, reinventados merced al uso adecuado de pintura blanca para dibujar las rayas en el asfalto.

En esa importante calle diversas empresas constructoras edifican a ambos lados de la acera diversas plazas comerciales con una cantidad indefinida de locales de todos tamaños, para venta o renta.

Por la magnitud de algunas propuestas se entiende que estas inversiones parten de proyectos de negocios concienzudos, que responden a las necesidades de la población, especialmente en área de estacionamiento y no sólo de imitar, actitud socorrida a la que recurren algunos inversionistas cuando observan el empuje del vecino.

De seguro las cámaras y sindicatos empresariales de Mérida están optimistas porque es sabido el impacto positivo que tiene la industria de la construcción en la economía del estado y el ayuntamiento.

Es de esperar que dichas organizaciones de comercio y fomento estén prestas a ofrecer capacitación a  los emprendedores, especialmente en aspectos fiscales, IMSS, etc.

Primero porque se antoja la vocación natural y razón de ser de dichas instancias y en segundo lugar para evitar que desanimados por la tramitología, las presumibles altas rentas y los caprichos propios de la actividad algunos comerciantes no sobrelleven el arranque, se enreden en la madeja del deber cumplir y llegado un momento se desinstalen y ofrezcan su mercancía en la escarpa.

Habrá quien piense que será lícito imitar lo que hoy se tolera con los ambulantes del centro, y donde será cosa de medir con las autoridades su derecho a ser tratados equitativamente, a menos que en la práctica exista trato preferencial a ciertos ciudadanos sobre otros.

Actualmente, en la noche se puede observar en el área de estacionamiento de alguna plaza una que otra manifestación a este respecto del ramo alimenticio.

Actuar a tiempo es urgente para imponer el orden que reclama tan novedosa propuesta comercial, algo parecida, válgame la comparación, a la avenida Mazarik  de Polanco en el D.F. Vaya bien.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios