19 de Septiembre de 2018

Opinión

Mérida y su espacio de desarrollo

Los Consejos Consultivos de la ciudad deben incluir la vigilancia continua de los planes y proyectos de desarrollo urbano, asegurar la gestión y canalización de la inversión pública y privada.

Compartir en Facebook Mérida y su espacio de desarrolloCompartir en Twiiter Mérida y su espacio de desarrollo

Las ciudades deben tener programas de desarrollo urbano a mediano y largo plazos y que permitan su crecimiento de manera ordenada e integral, con el propósito de asegurar su desarrollo armónico, sustentable y sostenible, en beneficio de sus habitantes y sus visitantes.

Estos planes de desarrollo a mediano y largo plazos, también conocidos como planes directores, son un importante elemento ordenador del crecimiento de las ciudades para permitir su desarrollo satisfactorio, estableciendo estrategias de ordenamiento territorial que permitan fomentar la mejora continua de las áreas urbanas actuales y la incorporación ordenada de las superficies urbanizables con potencial de fomentar las condiciones apropiadas para un crecimiento equilibrado, en beneficio de todos, en un modelo de mejora continua.

Hoy día es realmente inaplazable la definición de procesos de urbanización que permitan impulsar el crecimiento ordenado y racional del número de viviendas realmente necesarias, en armonía con un desarrollo en materia de empleo, infraestructura y dotación de servicios que permitan a sus habitantes gozar una mejora continua en su calidad de vida.

En este contexto, los grandes objetivos que deben impulsar los Consejos Consultivos de la ciudad deben incluir la vigilancia continua de los planes y proyectos de desarrollo urbano, asegurar la gestión y canalización de la inversión pública y privada hacia objetivos y metas que aseguren la mejora continua de la calidad de vida, propiciando la incorporación ordenada del suelo al crecimiento de la ciudad y dando certidumbre a los proyectos a mediano y largo plazos.

Los Consejos Consultivos Municipales deben consolidarse como una herramienta fundamental cuyo propósito es lograr la verdadera participación social encaminada a cuidar el cumplimiento del espíritu y las intenciones del programa de desarrollo urbano, a través de la concurrencia de la corresponsabilidad entre la sociedad y las autoridades, tanto municipales como estatales, con el propósito de asegurar que las normas que están acordadas y definidas en los planes y programas se respeten y se lleven a cabo de manera adecuada. La ciudad somos todos, es de todos y todos debemos trabajar para su mejora continua.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios