15 de Noviembre de 2018

Opinión

Minervino, delincuente confeso

Minervino, convencido de que la impunidad continuará, se muestra desafiante y, más que eso, confeso de los delitos.

Compartir en Facebook Minervino, delincuente confesoCompartir en Twiiter Minervino, delincuente confeso

La impunidad no concluye cuando las fuerzas policiacas imponen el orden. Una vez que concluyen los conflictos, se ha vuelto práctica que quienes delinquieron no enfrenten sanción legal o social. La solución se vuelve amnistía y abre la puerta grande a la impunidad.

Esto explica el caso de Uriel Sandoval, parista de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, quien perdió un ojo en los desmanes de la toma de posesión presidencial y ahora es partícipe en la invasión de la Torre de Rectoría de la UNAM. Mientras no haya consecuencias, los profesionales del vandalismo se harán presentes.

Chilpancingo vivió el bandolerismo el pasado miércoles; su objetivo fueron las instalaciones de los partidos políticos.

El gobernador Aguirre anunció que se emitieron órdenes de aprehensión contra Minervino Morán y Gonzalo Juárez, líderes magisteriales acusados de ser autores intelectuales de los actos delictivos. Minervino, convencido de que la impunidad continuará, se muestra desafiante y, más que eso, confeso de los delitos.

En entrevista con Carmen Aristegui este jueves, en la pregunta de ¿por qué se llegó a esos niveles extremos de violencia y ataques a instalaciones de partidos?… ¿si lo acontecido fue acordado o se salió de control y si él repudia las acciones delictivas?, el entrevistado afirmó: “Desde luego que nosotros, como dirigencia, las avalamos”.

El país debe encaminarse hacia la legalidad. Lo mismo en el desempeño imparcial de las autoridades, la no utilización electoral de los programas gubernamentales o que la inconformidad y la protesta se conduzca por medios legales.

La impunidad es una espiral que se reproduce indefinidamente y se contagia. Sus incentivos perversos están en que nada pasa y nada sucede a quienes se apartan de la ley. Para el caso del conflicto en Guerrero se entiende que la prioridad de las autoridades es que regrese el orden y la tranquilidad, como también que en la UNAM los invasores se retiren.

Sin embargo, no será suficiente. Se requiere, además de todo eso, que quien la hizo la pague. Que quede claro que incumplir con la ley tiene consecuencias. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios