11 de Diciembre de 2017

Opinión

En el Miss Bumbum también se cuecen habas

En el conocido concurso que se realiza en Brasil para encontrar al trasero más generoso que pudiera humillar a Kim Kardashian, se detectaron más anomalías de las que el IFE dejó pasar en tres elecciones seguidas.

Compartir en Facebook En el Miss Bumbum también se cuecen habasCompartir en Twiiter En el Miss Bumbum también se cuecen habas

No puede ser que acá perdamos el tiempo con temas de moda, de novedad, mientras el equipo tricolor experimentó una crisis peor que la del PRD en su partido con una potencia como Bielorrusia… en el hockey sobre hielo.

Por fortuna aún no aparecen voces exigiendo la renuncia del excelso Piojo Herrera, ni que fuera el Navarrete navarretín que pese a los señalamientos del ingeniero Cárdenas, que desde hace mucho no era tan puntual ni tan claro, se niega a conceder la petición porque aún no entiende qué molesta tanto al llamado líder moral del partido del sol azteca.

Y quizá tenga razón, Los Chuchos fueron engañados por vivales como el sátrapa de Iguala cuyo aplomo de hombre de verdad y con su verba florida logró sus oscuros propósitos.  

Felizmente, ha dicho este estratega de la izquierda más amena, ya se tomaron providencias para que no repitan estas cosas que con justa razón indignan a la sociedad mexicana, pero que de ninguna manera se podría achacársele alchuchinero.

Y es que en todos lados se cuecen habas y no es el fin del mundo; ahí está el concurso Miss Bumbum 2014, que se realiza en Brasil para encontrar al trasero más generoso que pudiera humillar a Kim Kardashian, donde se detectaron más anomalías de las que el IFE dejó pasar en tres elecciones seguidas.

Como sea, deberíamos de estar más preocupados por las fallas en la defensa de la selección nacional que es más porosa que Pemex ante los embates de Oceanografía, que por los embozados a los que hoy, con no poca fantasía echeverrista, se les llama “los violentos”.

Digo, violentos los que traen AK-47, estos más bien son pancheros, anarquistas que no conocen a Bakunin y que no aguantarían ni diez minutos en Apatzingán.

“Te confías y pierdes”, dijo el filósofo don Piojo sin quejarse de los fríos que experimentaron nuestros campeones en Bielorrusia, pero seguramente todo es culpa de los profesionales de la desestabilización que quisieron atentar contra el proyecto de gobierno que ha impulsado y que pretenden condenarnos a vivir en departamentos de interés social.

No es lógico que luego de una demostración de enjundia ante los viejos enemigos de Netherland, de pronto cunda el exceso de confianza, la displicencia y el valemadrismo. Ni que nuestros jugadores busquen derrotar a los diputeibols y sus partidos en niveles de desconfianza.

Dúdolo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios