20 de Septiembre de 2018

Opinión

Múltiple identidad

'Es el Mar Caribe vestido de Mediterráneo'.

Compartir en Facebook Múltiple identidadCompartir en Twiiter Múltiple identidad

Saber vivir es saber volver a empezar.- Alma Flor Ada

Alma Flor Ada es autora de más de 200 libros de literatura infantil, de varias memorias y de un par de novelas. Es cubana de Camagüey, vive en Estados Unidos desde 1970, donde defiende tanto el derecho a la educación bilingüe, como el valor positivo de la multiculturalidad. Su deseo y su compromiso por construir una sociedad más incluyente, capaz de reconocer su riqueza en la diversidad de sus componentes, es la sustancia medular que recorre toda su obra.

He llegado a ella por su antología poética Todo es canción editada en 2010 por Santillana, ahí se incluye su poema “Bilingüe” dedicado a todos los educadores que defienden el derecho de los niños a mantener su idioma materno. En él leemos: 

Porque soy bilingüe,/ puedo leer libros y books,/ tengo amigos y friends,/ disfruto canciones y songs [...]. Gracias a su verso sencillo y juguetón su público infantil se puede identificar fácilmente en el texto. Su letra franca, su mensaje claro, atrapa la atención de cualquiera. 

En 2006, bajo el sello Alfaguara se publicó su novela En clave de sol que relata formas muy diversas de ser cubano a través de la experiencia de sus personajes, de la relación que éstos mantienen con la isla. Así, mientras uno de ellos observa el mar de la costa española, dice a su interlocutor: “Es el Mar Caribe vestido de Mediterráneo. La espuma puede ser de aquí, pero la fuerza de las olas sumergidas, las que crean la espuma, son todas de allá”. 

Vivir Cuba, como vivir cualquier otro país, va más allá de estar dentro de sus límites geográficos, pues es la isla quien habita en sus personajes, a donde quiera que éstos vayan la llevarán consigo, la reproducirán, la multiplicarán. Así nosotros vamos viviendo simultáneamente diversos lugares: los de nuestra memoria, los que andamos con nuestros pies, y los que recorremos con el deseo.

Al sumar sus letras, al hacer el recuento de cada fragmento que conforma cualquier identidad, nos damos cuenta de su multiplicidad enriquecedora.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios