16 de Octubre de 2018

Opinión

'Nadar de muertito'

El nuevo secretario de la Función Pública ¿realmente destapará los casos de conflicto de interés entre gobiernos y contratistas?

Compartir en Facebook 'Nadar de muertito'Compartir en Twiiter 'Nadar de muertito'

El presidente Enrique Peña Nieto recordó el pasado lunes el dicho cuando reclamó a los gobernadores aplicar el estado de derecho para revertir la inseguridad: “No se vale nadar de muertito, evadir la responsabilidad y dejar que sea el gobierno de la república el único que enfrenta su responsabilidad”.

El comentario lo detonó la omisión de las autoridades de Guerrero en las recientes manifestaciones y protestas de maestros y estudiantes, que ya cobraron una primera víctima mortal, y que, de no contenerse, puede desbordarse. No hay que olvidar que Guerrero es guerrero.

El dicho –en la Marina se dice “navegar con banderita de…”, es decir, no hacer nada en una situación determinada; incluso hay quienes pasaron sin pena ni gloria su carrera en la Armada– es un saco que les queda a varios gobiernos y funcionarios que incumplen con sus tareas y dejan que las olas los lleven a la deriva.

Ejemplos: en Oaxaca, el gobernador nada según la metáfora, al permitir que el magisterio le imponga condiciones para aplicar la reforma educativa y que miles de niños estén sin clases, aunque los maestros cobren sueldos no devengados, mientras Gabino Cue endosa el conflicto al Gobierno Federal. 

¿Usted cree que el secretario de la Función Pública, Virgilio Andrade, no nadará “de muertito” en esa dependencia que estuvo por desaparecer? ¿Realmente destapará los casos de conflicto de interés entre gobiernos y contratistas? Y qué decir de los políticos que omiten hacer pública su declaración patrimonial, como propusieron algunos legisladores.

Aquí, en Mérida, tuvo que ser un joven sordo-ciego y su perro guía quienes hicieran que la Cámara de Comercio (y otras autoridades) dejaran de “nadar de muertito” y emprendieran acciones de inclusión en favor de las personas con discapacidad y terminar así con la discriminación y/o intolerancia en ciertos sitios y eventos. 

También, los gobiernos municipales de la capital yucateca (y de otras ciudades, seguramente) han nadado “de muertito” en un asunto tan simple como el que los camiones recolectores de basura no viertan lixiviados en vía pública. Solo habría que aplicar el reglamento en la materia, pero… no se ha querido en éste y otros asuntos porque “izan su bandera…”

Y qué decir de las empresas donde muchos empleados solo cumplen con su horario, pero no devengan el sueldo.

Claro que se puede ir por la vida “nadando de muertito” o navegar “con banderita de…” pero es más placentero hacerlo dando vigorosas brazadas o gobernando la nave para llegar al destino que queremos, ¿no le parece? 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios