18 de Febrero de 2018

Opinión

Naturaleza y misión del ser humano

El cuerpo sexuado no sólo es para la fecundación y procreación, ya que tiene la capacidad de expresar el amor.

Compartir en Facebook Naturaleza y misión del ser humanoCompartir en Twiiter Naturaleza y misión del ser humano

Creó Dios al hombre a imagen suya: varón y hembra los creo, diciéndoles: sean fecundos, multiplíquense y llenen la tierra.- Génesis 27, 28                                                     

La sexualidad no es un recurso para gratificar o entretener; es un lenguaje interpersonal donde el otro es tomado en y con respeto a su dignidad, con su valor sagrado e inviolable. El cuerpo sexuado no sólo es para la fecundación y procreación, ya que tiene la capacidad de expresar el amor, precisamente cuando el hombre-persona, la mujer-persona se donan mutuamente admirando la dignidad de su amado, de su amada. 

No hay que rechazar al “EROS” como tal, sino su desviación destructora que lo priva de su dignidad divina y lo deshumaniza al ir en contra de su naturaleza. La educación de la emotividad y del deseo es indispensable, por lo que es también indispensable en consecuencia ponerse límites. El descontrol, la obsesión por algún placer desviado de su cauce natural sólo debilita y enferma al placer en sí mismo y daña y termina por destruir a la familia que es innegablemente la base de una sociedad sana capaz de generar valores de plena realización en el proyecto de vida de hombres y mujeres que la componen. 

La vida en el seno familiar no implica renunciar a momentos de intenso gozo que se dan entretejidos con otros momentos de entrega generosa, de paciencia preñada de esperanza, de cansancio inevitable para lograr el bien común y de esfuerzo por un ideal de solidaridad con los lazos del amor incondicional, que intenta cada vez más manifestarse. 

La vida de colaboración amorosa entre un hombre y una mujer que forman un hogar y que en y con CONSCIENCIA le dan la bienvenida a los hijos que son fruto de su entrega mutua. 

Por eso y más, la vida en familia con papá, mamá e hijos merece ser conservada y defendida de lo que con falsas premisas y campañas engañosas con señuelos de “libertad y vanguardia” confunden y prometen “paraísos” que pretenden legalizar. 

Lo que SIEMPRE será y estará VIGENTE es la unión de un hombre y una mujer, porque es la naturaleza del ser humano.   

¡Ánimo! Hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios