22 de Septiembre de 2018

Opinión

No era de hierro

Aunque ya murió, el ex presidente cubano Fidel Castro bromeaba casi siempre sobre los rumores que una y otra vez lo daban por muerto...

Compartir en Facebook No era de hierroCompartir en Twiiter No era de hierro

Aunque ya murió, el ex presidente cubano Fidel Castro bromeaba casi siempre sobre los rumores que una y otra vez lo daban por muerto o aquejado de alguna enfermedad. Bien entrada en su séptima década de vida todavía perfilaba lo que, en su juventud, fue una figura atlética y de gran vitalidad.

De acuerdo con reportes que recopiló su humilde escribidor, el propio médico de Castro, un especialista en longevidad, llegó a sugerir en 2004 que el líder podría vivir hasta los 140 años. “No estoy exagerando”, dijo en su momento el especialista Eugenio Selman.

Por ello, muchos cubanos se sorprendieron el día que Castro, aparentemente infatigable a pesar de los años, anunció que había sido sometido a una cirugía intestinal de emergencia y que entregaba la presidencia temporalmente a su hermano Raúl. Era el 31 de julio de 2006 y le quedaban 13 días para cumplir 80 años.

Desde entonces desapareció de la vista pública salvo por alguna que otra salida, incluyendo un acto masivo en 2010, aunque se solían mostrar fotografías y videos de él, en la prensa oficial, junto a personalidades, líderes y aliados mundiales.

En enero de 2009, el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, amigo entrañable de Castro, admitió la realidad del implacable paso del tiempo: “El Fidel aquel que recorría las calles y pueblos de madrugada con su uniforme y abrazando a la gente, no volverá”, dijo en su programa “Aló, Presidente”, difundido en radio y televisión. “Quedará en el recuerdo”.

La dolencia exacta que aquejó a Castro siguió siendo un secreto de Estado después de que, en febrero de 2008, anunció su renuncia definitiva a cargos de elección dentro del gobierno y del Partido Comunista por razones de salud. Su carnal Raúl tomó su sitio. El gobierno cubano negó una y otra vez los rumores procedentes de Estados Unidos de que Castro padecía cáncer.

La primera vez que los cubanos vieron desfallecer al líder fue el 23 de junio de 2001, cuando se desmayó brevemente mientras pronunciaba un discurso al aire libre. Volvió a ocurrir el 20 de octubre de 2004, cuando se fracturó una rodilla y un brazo tras otra caída en público.

PRIMERA CAIDA.- En 2014 guardó silencio por algunos días tras el anuncio de que su hermano había iniciado conversaciones con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que llevarían al restablecimiento de las relaciones entre los dos países. Más tarde publicó artículos e hizo comentarios en apoyo a la gestión.

SEGUNDA CAIDA.- Pese a su fragilidad, alcanzó a ver la reapertura de las embajadas de ambos países en julio de 2015 y la llegada del propio Obama a Cuba en marzo de 2016. Una semana después escribió un artículo criticando el llamado del estadunidense a olvidar el pasado y recordó las décadas de hostilidad de Washington contra la isla.

TERCERA CAIDA.- El tiempo es implacable. Fidel Castro falleció el viernes 25 de noviembre de 2016 a los 90 años de edad. Era un ser humano, de carne y hueso.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios