20 de Septiembre de 2018

Opinión

No retrocedas... no te rindas

Hoy te nombro 5 razones por las que no debes rendirte nunca en el cumplimiento de tus metas.

Compartir en Facebook No retrocedas... no te rindasCompartir en Twiiter No retrocedas... no te rindas

La vida empresarial e incluso la personalidad se ha vuelto una competencia, tanto directa como indirectamente. Si no es una competencia entre empresas, es entre marcas, entre personas luchando por un puesto, por ver quién baja más de peso, y un millón de cosas más. Y que quede claro que así como hay competencias de segundos, también las hay de días, meses y años; que así como hay competencias de velocidad, las hay de resistencia. Y como seres humanos que somos y en especial en nuestra cultura, tendemos a rendirnos antes de tiempo. 

Ya sea por desarrollar una mala actitud, porque es lo que viste en tu casa toda la vida o porque simplemente nos dio la gana y no queremos seguir para tratar de cumplir un objetivo trazado en nuestra vida. Por lo que hoy te nombro 5 razones por las que no debes rendirte nunca en el cumplimiento de tus metas:

1.- El sabor de la victoria.- Sabiendo que cumpliste una de tantas metas en tu vida, esa sensación de haber logrado algo que costó un buen esfuerzo o algún sacrificio incluso. Ese título conseguido, esa cinta negra en artes marciales, esa casa o auto que tanto anhelaste. 

2.- Porque la gente que está a tu alrededor, seguro te va a copiar cuando se den cuenta que eres inquebrantable. Porque ese tipo de carácter es el que inspira a personas a ser mejores cada día.

3.- Las lecciones del camino.- Es importante cumplir objetivos y metas, pero es realmente gratificante aprender de las lecciones que el camino mismo te pone para llegar a esos objetivos, hacia la culminación de tu esfuerzo.

4.- La fortaleza adquirida.- Cada camino andado y cada meta cumplida son un logro satisfactorio y motivador que nos inyecta mayor energía para seguir avanzando en la vida. Pero no olvidemos también que los pequeños fracasos nos ayudan al fortalecimiento personal.

5.- Construir tu legado.- Al final, probablemente el mejor premio que pudieras dejarle a tu familia, amigos y compañeros de trabajo es un legado de vida que sea digno de admirar. Pero, además, que quede por los siglos de los siglos.

El momento es hoy, no esperes mañana.

Vive la vida minuto a minuto y disfruta cada momento del día como único e irrepetible. Y aunque caigas, levántate, pero no retrocedas… no te rindas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios