24 de Septiembre de 2018

Opinión

No se olviden de manglares ni humedales

¿Pasó de moda el tema de los manglares? La semana pasada poco se habló acerca del desmonte en el Malecón Tajamar...

Compartir en Facebook No se olviden de manglares ni humedalesCompartir en Twiiter No se olviden de manglares ni humedales

¿Pasó de moda el tema de los manglares? La semana pasada poco se habló acerca del desmonte en el Malecón Tajamar, calificado ecocidio por ecologistas, expertos y opositores al megaproyecto de Cancún. Era natural que la noticia fuese desplazada por otras –que no necesariamente de mayor importancia–, pero ocurrió en una fecha inadvertida para la mayoría, al menos para quienes enarbolan con más ahínco las causas en pro de la naturaleza: el “Día Mundial de los Humedales”, celebrado el 2 de febrero, desde 1971.

En esta región hay tantos humedales como manglares, y su importancia es valiosa para los ecosistemas típicos. Se han perdido. El desarrollo progresivo por las inversiones y los asentamientos poblacionales ha provocado el sacrificio de miles de superficies. Su merma es también una problemática global inexorable, pese a representar uno de los objetivos de desarrollo sostenible establecidos por la ONU rumbo al 2030.

El dato arrojado por Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) es que su extensión mundial se ha reducido a poco más del 40%: desde el 2009 diariamente se pierden lo equivalente a seis campos de fútbol. De continuar con este ritmo, para el 2025 habrá desaparecido la mitad, con su respectivo desequilibrio ecológico para el planeta, advierte un comunicado de la instancia fechado en noviembre de 2015.

Caso similar al de los manglares, sobre todo en nuestro país. Según la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), México se ubica entre las naciones con mayor superficie de manglar (poco más de 700 mil hectáreas contabilizadas al 2010); y las cuatro especies existentes, aun cuando están protegidas por la Ley General de Vida Silvestre y la NOM-059-SEMARNAT-2010, se pierden con inusitada rapidez: cada año se devastan unas 22 mil hectáreas con una tasa de deforestación de 4.12%. 

En plena polémica por lo de Tajamar un ecologista aseguró en el centro de la república que en apenas dos décadas hemos destruido más del 25% de los manglares, y apenas el 43% del total de superficie se encuentra distribuido y protegido en 32 Áreas Naturales Protegidas. Humedales y manglares son ecosistemas de los más esenciales, pero también de los más olvidados, a pesar de que su cuidado serviría como respuesta al cambio climático. Por lo mismo, la protección debe ser permanente. 

Las amenazas continúan, y no se puede detener la crisis si los sectores que los alteran son controlados por las autoridades, menos cuando estas parecen responder más a los mezquinos intereses empresariales. Lo ideal es exigir se sancione a quienes dañan el patrimonio natural, pues cada metro cuadrado de humedales está constituido por agua, y sin éstos ni agua, no habrá vida. 

No porque se sigan perdiendo se debe bajar la guardia; todo lo contrario, desde lo local, los ciudadanos pueden organizarse para defenderlos mediante campañas de información y educación ambiental en torno a su valor, empoderando a la gente en la defensa legal de su hábitat, llevando a cabo acciones de reforestación, sembrando manglares o cuidando las especies. Mucho se puede hacer. La prueba está en el mencionado Malecón y en las recientes denuncias de otros polígonos del estado. 

Todos debemos colaborar, ya sea como turistas o nativos de cada región. Algo inmediato es solicitar a través de los cauces correctos que se incrementen los recursos públicos para la recuperación anual de los manglares, y que los gobiernos federal, estatal y municipal cumplan su compromiso por la causa ambiental asumido en programas, propuestas y estrategias, como el Plan Nacional de Desarrollo.

Esta debe ser una causa de todos. Debe ser una de causa de habitantes y autoridades. Debe ser una causa del mundo. No importa la fecha.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios