17 de Noviembre de 2018

Opinión

No te dejes, Ale

Llama la atención que la intimidación contra Alejandra Bobadilla Crespo haya ocurrido en pleno Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Compartir en Facebook No te dejes, AleCompartir en Twiiter No te dejes, Ale

Es increíble, pero cierto. En la propia delegación federal de la Sedesol, a una funcionaria la hostigan para que deje su cargo, so pretexto de que el Gobierno requiere su plaza para fines nada claros.

Es el caso de Alejandra Bobadilla Crespo, jefa de la Unidad de Desarrollo Social y Humano de la Secretaría de Desarrollo Social, que preside el chavalillo Luis Borjas, y que para evitar que se cometa una injusticia con ella, optó por denunciar ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey) a un fulano llamado Oscar Eduardo Medina Cruz, coordinador operativo de la propia dependencia, identificado como el alcahuete que la presiona directamente.

Pero la empleada no se dejó intimidar y denunció acoso, hostigamiento y amenazas, para obligarla a renunciar a su cargo. El asunto es que algún infeliz misógino de la Sedesol quiere arrebatarle el puesto que consiguió en 2005 mediante un concurso de oposición, o sea, nada de influencias o palancas políticas.

Y llama la atención que la intimidación haya ocurrido en pleno Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. A Alejandra no la están golpeando físicamente, pero sí emocionalmente. Es muy grave la situación y peor cuando los altos mandos de la Sedesol se hacen a los mismos.

Lo más chistoso es que el mentado Medina Cruz pretexte algo absurdo como que el Departamento Jurídico del Gobierno del Estado es la entidad que desea quedarse con el puesto de Alejandra, para pago de favores políticos, y que se atribuya situaciones extremas como sembrarle droga o atentar contra ella o su familia con tal de salirse con la suya.

Bobadilla Crespo aportó pruebas y difundió la grabación de conversaciones que tuvo con Medina Cruz en las que se escuchan claramente las amenazas contra ella. En esas grabaciones, el funcionario afirma que le constan las represalias que ha cometido “la gente” del Gobierno estatal. Y le advirtió a la empleada de la Sedesol: “Yo sé cómo actúan... no te a va ir bien, se salen de la cuestión del trabajo y se van a la cuestión personal”.

PRIMERA CAIDA.- En la Sedesol federal parece que el delegado Luis Borjas no tiene la sartén por el mango y deja que empleadillos se aprovechen del personal, inclusive un ex empleado, Luis Enrique Duarte Niquete, quien ordenó despojarla de su computadora, sacarla de su oficina y humillarla. ¡Pero si este tipo ya no labora en la Sedesol! Entonces, qué pitos toca.

SEGUNDA CAIDA.- “Hago responsable de lo que me pase a mí y a mi familia a estas personas. Tengo miedo, pero exijo justicia y que se me deje trabajar para ganar el sustento de mis dos hijos. Soy institucional, no soy política, y soy empleada de servicio civil de carrera, tengo derecho a seguir trabajando”, dijo la funcionaria hostigada.

TERCERA CAIDA.- Más le valdría a Luis Borjas resolver este asunto antes que se vuelva un caso nacional y duro de finiquitar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios