23 de Septiembre de 2018

Opinión

Nos viene encima el PIB

No sé qué es lo que pasa, si es inercia de algún problema de la economía mundial, pero como siempre oprimen al de más abajo...

Compartir en Facebook Nos viene encima el PIBCompartir en Twiiter Nos viene encima el PIB

No es de Dios que uno se ponga a escribir hoy después de embutirse el pib, pero como estoy en mi hamaca reposando el Hanal Pixán, que, aunque los encargados de la lengua de alto pedorraje decidieron que desaparezca la H y se suplante por la J, a mí no me da la regalada gana de cambiarlo porque no me gusta como se ve, así que por eso decidí escribir Hanal con H; les decía, después de comer mi generoso pedazo de pib con su respectiva jarra de horchata y seis tazas de chocolate, coca cola no porque estoy a dieta, pues me permito desparramar mi humanidad que es bastante en la hamaca, que me recordó a don Luis Felipe Castillo con su canción: súbete a la hamaca, súbete y ataca, y verás qué rico y sabroso se hace el amor en la hamaca, aunque con lo que ya comí a me doy una torcida, pero bueno, estando en la hamaca y echándole una xocheada al Milenio, se entera uno de cada cosa, que otra vez viene un aumento a la luz eléctrica y la gasolina, o sea hija se nos viene encima el PIB, pero no el de masa. 

No está el horno para bollos y le siguen metiendo leña, están viendo que el perro es bravo y le patean la reja; no sé qué es lo que pasa, si es inercia de algún problema de la economía mundial, pero como siempre oprimen al de más abajo. Sería bueno que hagan un análisis y no precisamente esos de calhuix, sino uno socioeconómico donde vean otras posibilidades en los ajustes a la economía y que no majen a los de abajo. 

Pero bueno tal parece que todo eso no afecta en estos días, porque por todos lados ves puestos de venta de mucbilpollos y en algunos casos no muy baratos; lo que sí es una realidad es que la gente está recordando a sus fieles y no tan fieles difuntos.

De esta forma la gente siente consigo a sus seres queridos que ya no están con ellos en forma física y les preparan sus comidas y hasta su pirixoll para que su corta estancia en este mundo terrenal sea placentera.

Yo aprovecho para recordar a los míos y darles las gracias por todo lo enseñado y por darnos la herencia del amor y respeto al teatro regional; sin duda la mejor herencia que nos pudieron dejar es la que hoy corre por mis venas. Los recuerdo con cariño y seguiremos caminando sus pasos, masinó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios