22 de Agosto de 2018

Opinión

La nueva realidad: Bre… y ching…

La Federación anunció ya, en días pasados, un recorte de 31 mil millones de varos en los rubros de educación, agricultura y salud.

Compartir en Facebook La nueva realidad: Bre… y ching…Compartir en Twiiter La nueva realidad: Bre… y ching…

Generalmente no suelo escribir –o más o menos dar a entender las cosas que quiero exponer públicamente- en primera persona, pero ese asunto del Brexit, que no es otro show más que la salida del Reino Unido de la Unión Europea y con las consecuencias económicas que ello atrae, va más allá de un simple “comes y te vas”, como en su momento le dijo el fanfarrón Vicente Fox, entonces presidente de México, al sempiterno mandatario cubano Fidel Castro Ruz, actualmente de 90 veranos.

Y es que la economía de su humilde escribidor gira en torno en algo fundamental: cuánto tengo en la cartera –ya muy raída, por cierto (acepto donaciones)- para solventar las necesidades diarias familiares. Entonces, el llamado Brexit me haría lo que el viento a Juárez, así como a cualquiera de los 80 millones de pobres y medio-pobres que habitan México. Pero no, desgraciadamente la salida de los británicos, sean ingleses, galeses, escoceses, irlandeses –y todo lo que acabe en “eses”-, vino a joder el mundo económico mundial y también se llevará entre las patas a México y a un poco eficiente Gobierno Federal que, al azotar turbulencias financieras, siempre le echa la culpa a factores externos, pero nunca se fija en los errores internos. O sea, ¿la corrupción y el desvío de lana no cuenta?

De tal forma, la Federación anunció ya, en días pasados, un recorte de 31 mil millones de varos en los rubros de educación, agricultura y salud. Nuevamente, la insuficiencia abundará, los precios se incrementarán y, por lógica, la pobreza y miseria estarán por las nubes. ¿Culpa del famoso Brexit? No, es responsabilidad de un Gobierno que no ha sabido hacer bien su tarea y que se contagia de “VIH-Sida económico” cada ocasión que hay terremotos financieros. Dicho de otra forma: la nación no tomó sus antibióticos oportunamente.

No es consuelo, pero vean, estimados lectores, lo que les sucedió a algunos de los ricachones más famosos del mundo (México incluido).  

Las empresas de Carlos Slim, el hombre más rico de México, perdieron el viernes 2 mil 700 millones de dólares como consecuencia de la turbulencia en los mercados bursátiles mundiales a partir de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

La agencia de noticias Bloomberg, en su portal de Internet, dio a conocer el conteo que realiza diariamente sobre la fortuna de las personas más acaudaladas en el mundo. Carlos Slim ocupa el lugar número ocho en esta lista, con una fortuna total de 48 mil 700 millones de dólares.

De acuerdo con el reporte, las 400 personas más ricas del mundo perdieron un total de 127 mil 400 millones de dólares el viernes, cuando los mercados bursátiles se tambalearon, tras la decisión de los británicos de salir de la Unión Europea en el referendo del pasado jueves. Bloomberg explica que esta suma representa una pérdida de 3.2 por ciento del valor total de la riqueza que amasan estas personas, que asciende a 3.9 billones de dólares.

El mayor descenso, con 6 mil millones de dólares, lo tuvo el empresario español Amancio Ortega, considerado en diferentes conteos como el empresario más rico en Europa, quien es dueño del grupo textil Index, el mayor de su ramo en el mundo. El grupo maneja diversas marcas, la más reconocida Zara, con presencia en Europa, América, Asia y Medio Oriente. La pérdida de las acciones de sus empresas se explican, toda vez que, tras conocerse el resultado del referendo en Gran Bretaña, la bolsa española se desplomó más de 12 por ciento y registró la mayor pérdida en su historia.

Otros de los famosos millonarios que vieron caer el valor de sus empresas en los mercados bursátiles el viernes fueron los estadunidenses Bill Gates, fundador de Microsoft y el hombre más rico del mundo, quien perdió 2 mil 400 millones de dólares; Warren Buffet, cuya fortuna restó 2 mil 300 millones de dólares; Jeff Bezos, fundador de Amazon, con una merma de mil 600 millones de dólares, mientras que Mark Zuckerberg, cofundador de la red social Facebook, perdió 993 millones 600 mil dólares.

Bloomberg realiza esta medición con base en el valor de las acciones de las empresas en los mercados bursátiles.

Entre la lista de los afectados se encuentra también Gerald Cavendish Grosvenor, duque de Westminster, considerado el hombre más rico del Reino Unido, con una riqueza de 12 mil 800 millones de dólares, de los cuales perdió el viernes mil millones. La fortuna del también británico Charles Gerald John Cadogan, que asciende a 6 mil 800 millones de dólares, disminuyó en 510 millones.

En la lista de Bloomberg de millonarios mexicanos afectados por la sacudida en los mercados se encuentra también Sara Mota de Larrea, madre del empresario Germán Larrea y principal accionista de Grupo México. De acuerdo con el seguimiento de la agencia de noticias el valor de sus empresas perdió 486 millones 500 mil dólares en bolsa. Además de la minería, Grupo México opera las concesiones de Ferromex y Ferrosur y participa en el negocio energético.

En el listado de Bloomberg también aparece el empresario Alberto Bailleres, presidente de Grupo Bal, conglomerado que incluye negocios en los sectores de comercio, minería, metalurgia, seguros y finanzas, entre otros rubros. Sólo que a diferencia de las empresas de las familias Slim y Larrea, las de Bailleres ganaron 99.5 millones de dólares. Bloomberg calcula la fortuna de Bailleres, dueño de El Palacio de Hierro y la firma minera Peñoles, entre otras, en 11 mil 800 millones de dólares, y lo ubica en el escalón número 80 de su listado entre los 400 más ricos del mundo.

Pero, aunque pierdan miles de millones de dólares, los millonarios siempre –o casi- serán millonarios. No así la gente pobre que con el Brexit británico estará empeñando hasta sus respectivos chones, incluidos con el tradicional “quemón de llanta”. Horror. ¿Culpa de la CNTE? ¿Culpa de López Obrador? Que nadie se engañe. La ineficacia gubernamental salta, otra vez, a la vista. ¿Y ahora quién podrá defendernos?

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios