17 de Agosto de 2018

Opinión

Ocho para la alcaldía capitalina

Al menos ocho priistas aspiran a la presidencia municipal capitalina de Othón P. Blanco, posición desinflada que sigue conservando en sus entrañas un cúmulo de tesoros...

Compartir en Facebook Ocho para la alcaldía capitalinaCompartir en Twiiter Ocho para la alcaldía capitalina

Al menos ocho priistas aspiran a la presidencia municipal capitalina de Othón P. Blanco, posición desinflada que sigue conservando en sus entrañas un cúmulo de tesoros y opciones para el indebido progreso. Sería una tragedia si todos los entusiastas pretendientes ven esa posición como un fin personal y no como el soñado privilegio que se abre al chetumaleño que ama realmente a su tierra, y que debe ser priista para que su sueño se convierta en realidad.

Porque el esfuerzo es sobrehumano cuando uno recorre el menú de opciones para la alcaldía e intenta incluir a un panista o perredista, ya que la lucha real se agota en el proceso para la elección de candidato del tricolor. Una vez designado, el afortunado ya se desplaza con el triunfo en la bolsa, acudiendo relajado a la contienda de mero trámite.

Por ello me concentro en los aspirantes del PRI, en el orden que gusten: Cora Amalia Castilla Madrid, Pedro Flota Alcocer, Maritza Medina Díaz, Luis García Silva, Luis Torres Llanes, Alondra Herrera Pavón, Jorge Aguilar Cheluja y Luis Alamilla Villanueva. 

Luis García Silva, delegado de la Secretaría de Economía, figura en la lista de aspirantes que pueden llegar hasta a disputar la final, aunque al final todo dependerá del reparto de candidaturas para las damas y los caballeros, ya que artificialmente se impulsa un equilibrio electoral en la guerra de los sexos.

Concentrados los reflectores en el eterno aspirante Pedro Flota Alcocer, muchos han descuidado a este delegado que tiene muchas ventajas para presumirlas, llegado el momento. De entrada, es un chetumaleño con intachable reputación, hijo de la cultura del esfuerzo y fogueado en posiciones clave, como la diputación federal que ocupó una vez que Rosario Ortiz Yeladaqui abandonó su curul para ocupar la Oficialía Mayor de Gobierno en esta administración.

Luis García sabe muy bien que la presa no se conmueve ante los ruegos del cazador, ya que entran en juego otros talentos y una combinación de factores que inclinan la balanza a la hora buena. Por ello el ex director del Sistema Quintanarroense de Comunicación  Social (SQCS) no intenta llamar la atención del gran elector, concentrándose en sus tareas con toda la discreción posible, dando la espalda al Mar Caribe.

La oposición atrapada en el cuento de la Bella Durmiente del Bosque permite que el PRI abra al máximo su abanico, incorporando si le place al vendedor de marquesitas o al plomero de la colonia. Pero llegado el momento la decisión no recompensará la persistencia y la disciplina partidista, sino que privilegiará el mejor perfil para sacar al buey de la barranca.

Cora Amalia le tira a todo lo que se mueve

Cora Amalia Castilla Madrid ya fue mencionada y da la impresión de ser la cazadora que le tira a todo lo que se mueva, ya que tiene interés en la gubernatura aunque no la toman en serio. Pero lo más realista para ella es la alcaldía capitalina, cuya silla ocupó antes de la llegada de los huracanes Andrés y Marito.

La ex alcaldesa ha cometido errores de cálculo que la han descalificado, como ocurrió en el proceso para la selección de candidato a la diputación federal en 2009, cuando apoyada en sus encuestas y en su búnker de la Secretaría de Educación se proclamaba como la candidata ideal, sin serlo para el gobernador Félix González Canto.

Pero nadie puede cuestionar su valiosa trayectoria, desde que tomó las riendas de la Contraloría de Gobierno en la gestión del gobernador Miguel Borge Martín, hasta reprobar el amañado examen del PRI en su intento por ser candidata a la diputación federal en el pasado proceso.

A diferencia de otros, Cora Amalia no apuñaló al Ayuntamiento con deudas del saqueo y decisiones criminales, sino que fue una autoridad sumamente efectiva sin expedientes en el archivo secreto, ya que no benefició empresas personales que son manejadas por disciplinados prestanombres que recorren la avenida de los Héroes.

Pero Cora Amalia tiene su trayectoria en contra, ya que su arribo a la alcaldía capitalina bloquearía la carrera de los nuevos valores, comenzando por Luis Alamilla Villanueva y Jorge Aguilar Cheluja, este último carta del alcalde Eduardo Espinosa Abuxapqui.

Tan sólo los panistas compiten por la alcaldía

En cuanto a la oposición, cuesta mucho trabajo localizar un perfil competitivo y capacitado para la delicada tarea de gobernar nuestro municipio. De hecho, la oposición participa en las contiendas porque no tiene de otra, pero sus dirigentes estatales van derrotados al encuentro de la batalla.

Pese a ello, los panistas Luis Gamero Barranco –abandonó el PAN – Mario Rivero Leal y José Hadad Estéfano –renunció al partido a principios de junio pasado  – tomaron muy en serio la competencia.

Llama la atención que el PAN sea el único partido que se niega a ser comparsa, aunque el esfuerzo se agote en sus candidatos que se lanzan con determinación, siendo aplastados por la millonaria maquinaria priista.

Algunos panistas esperaban que Mahmud Chnaid Novelo se instalara en el partido, pese a su reciente derrota como candidato a la diputación federal por el segundo distrito. La amarga decepción lo alejó de un partido que se parece cada vez más al PRI, al menos por sus mañas electorales y el cinismo que derramaron en el pasado proceso para imponer a Ricardo Anaya como su dirigente nacional.

El PAN capitalino no tiene en su cantera una sola figura de peso, ya que ha enfrentado la discreta y dolorosa salida de figurones como Wadi Amar Shabshab, quien fue senador de 2000 a 2006, entregando resultados sobresalientes.

El cielo despejado le permite al PRI abrir al máximo su abanico de aspirantes, a menos que Morena ya deje de depender por completo de la figura de Andrés Manuel López Obrador y lance a un peso completo con el perfil de Don Hernán Pastrana Pastrana, un hombre íntegro en plenitud de facultades y con experiencia en el toro mecánico.

Pero hoy por hoy el PRI tiene el 100 por ciento de posibilidades de triunfo, estando en juego la alcaldía capitalina. Porque con un solo equipo en la cancha el pronóstico es automático.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios