24 de Septiembre de 2018

Opinión

Optemos por la vida

Quintana Roo es uno de los estados con mayor tasa de suicidios. Ocupa el segundo lugar según un estudio del Instituto Nacional de Estadística y Geografía...

Compartir en Facebook Optemos por la vidaCompartir en Twiiter Optemos por la vida

Quintana Roo es uno de los estados con mayor tasa de suicidios. Ocupa el segundo lugar según un estudio del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, preparado entre el 2000 y 2013, aunque presentado en septiembre pasado con motivo del “Día Mundial para la Prevención del Suicidio”. Aguascalientes es el primero y el vecino Campeche ocupa la tercera posición. Sólo en Cancún contabilizan 59 a la fecha, en 2014 hubo 53 y en 2013 fueron 72.

Tras las estadísticas persiste un drama -que no acaba con la muerte- en quienes descubrieron el cadáver, supieron y nada hicieron por prevenirla, o simplemente no se percataron pese al sufrimiento del suicida, quien suele dar innumerables señales de hastío.

Llaman la atención casos como el del pasado día 7 en la región 251, cometido por una adolescente de 14 años, quien habría decidido escapar por la “puerta falsa” al ser regañada por su madre; el del 23 de septiembre en la 248, de una chica de 16, porque no quería colaborar más en labores domésticas; y el del 2 de abril en la 101, de una menor de 17, quien fue hallada colgando por su hermano pequeño. Tragedias irreparables.

“El incremento del suicidio entre los jóvenes es un problema de salud pública que merece atención inmediata de las autoridades para detener la incidencia, que aumenta sobre todo en estados como Quintana Roo, donde perduran la segregación familiar, la soledad por migración, el hacinamiento, las adicciones y una difícil situación económica”, considera la regidora de Solidaridad, Laura Beristain Navarrete.

Beristain Navarrete presentó recientemente una iniciativa muy oportuna en su Cabildo: la Red Municipal para la Prevención del Suicidio. La Línea Telefónica Especializada de Prevención al Suicidio implementada ya en ese municipio sería operada por psicólogos, neurólogos y psiquiatras, quienes prestarían atención personalizada a través de esta Red Municipal, a cargo de la Dirección de Salud Municipal, con el propósito de reducir el índice.

Entre sus principales tareas estaría asegurar la detección oportuna, el tratamiento y el seguimiento de potenciales suicidas y de las personas afectadas; ofrecer programas de capacitación y actualización continua, así como trabajar de manera coordinada con Protección Civil, Bomberos y Centros de Salud para atender inmediatamente casos de suicidio en tentativa denunciados al 066 o a mediante esa línea especializada.

Los reportes indican que el 40 por ciento de los suicidios ocurre en el grupo de jóvenes cuyas edades oscilan entre los 15 y 29 años, por lo cual prevenir debe ser una tarea conjunta entre los sectores educativo, de salud y de seguridad, ya que los casos atendidos en la línea de emergencia se vinculan con trastornos como ansiedad y depresión.

La prevención –cabe insistir– es clave. Es que el comportamiento suicida comprende desde concebir la idea, la amenaza y el intento, hasta la consumación del acto. Por tal motivo, el impacto de este fenómeno social no debe medirse únicamente por las muertes, pues se estima que por cada suicidio pueden suscitarse hasta 20 intentos.

En este sentido, cobra relevancia la gira de trabajo por la zona norte del presidente de la Comisión estatal de Derechos Humanos, Harley Sosa Guillén, quien promueve en instituciones educativas de diferentes grados temas como el respeto, la dignidad, las acciones contra el “bullying”, la no discriminación y la seguridad, los cuales ayudan a prevenir la problemática en cuestión.

La Ley de Salud de Quintana Roo, en el artículo 67 fracción IV, señala que las autoridades municipales competentes en materia de salud deben fomentar y apoyar la implementación de programas para la prevención del suicidio, por lo que, de no hacerlo, podrían incurrir en una grave omisión de obligaciones.

Frente a un problema multifactorial como este, cualquier acción para prevenirlo es un estímulo a la vida.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios