25 de Septiembre de 2018

Opinión

'Penitentadas'

En primera instancia, el Poder Ejecutivo refutó al 'líder' panucho y mostró, con determinados datos, que Huguito estaba equivocado.

Compartir en Facebook 'Penitentadas'Compartir en Twiiter 'Penitentadas'

Y, la verdad, ¿vale la pena tanto argüende, tanto rollo y tanta dispu-ta a lo “penitente”? No, la mera y popular neta, para nada.

Resulta que panistas y priistas decidieron mostrar el “cobre” y sacaron sus respectivas hachas de guerra para hacerse de dimes y diretes, claro está, con fines totalmente populistas, adelantándose a los comicios intermedios estatales de donde surgirán los nuevos 106 alcaldes de Yucatán, los 25 diputados locales y, además, cinco legisladores federales por igual número de distritos.

De entrada, el presunto dirigente estatal de los blanquiazules, Hugo Sánchez (no el bocón ex futbolista) Camargo, armó todo un show para intentar demostrar que una obra en el municipio de Tekal de Venegas, la construcción de una cancha de “Fut7”, o sea, patadas al balón en un espacio reducido, fue enlistada en el Primer Informe de Gobierno de Rolando Zapata Bello como obra financiada por el Ejecutivo.

Sánchez Camargo, con toda intención, acudió a esa comunidad acompañado de un pequeño séquito y lanzó todo un rollo, rompió un ejemplar del Informe gubernamental y hasta luego. El retiro fue en caliente, independientemente de que el calor estaba por los 40 grados. Hugo sólo esperó la respuesta del Gobierno y, posteriormente, del PRI que dizque preside Carlos Pavón Flores. Bueno, al menos es la figura que aparece en la Casa del Pueblo (por cierto, cada vez más deteriorada y sin ánimo priista por darle, siquiera, una “garra de tigre”).

En primera instancia, el Poder Ejecutivo refutó al “líder” panucho y mostró, con determinados datos, que Huguito estaba equivocado. Al siguiente día, o sea, el martes, Pavón Flores citó con carácter de urgente a una rueda de prensa en la Casa del Pueblo para maniobrar y asegurar, también con algunas cifras, que determinadas obras emprendidas por el Ayuntamiento de Mérida y su alcalde Renán, “Reni”, Barrera Concha son más costosas y peor de lentas en su construcción que las iniciadas por el jefe del Palacio de la calle 61.

En una parte, “Don Pavón” tiene razón. Por ejemplo, las obras de la calle 60 están bien atrasadas y el Ayuntamiento ya tiene más de 150 días chambeando y no acaba. Es lógico, se metió a realizar una obra sin el dinero necesario, en supuesta “venganza” porque el gobierno estatal mejoró el Paseo de Montejo que ya tenía más cráteres que la misma luna. Una vergüenza, aunque ese problema comenzó desde la frustrada gestión de la ahora senadora Angélica Araujo Lara.

PRIMERA CAIDA.- Todos se tienen la culpa, en gran parte. Los panistas, digamos en el caso de “Reni”, por hacer su santa voluntad sin importar lo que diga la gente. Los baches se reproducen en la ciudad como plaga. Y nadie hace nada. ¿Y las cuentas del Carnaval? ¿Preparando el chanchullo?

SEGUNDA CAIDA.- ¿Un pacto por Mérida? ¡Déjense de vaciladas! Sean, simplemente, adultos responsables.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios