Permisividad: lacra social

La violencia y los altos grados de impunidad con los que vivimos a diario son muestra inequívoca del desprecio al valor por la vida y la dignidad de las personas.

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

La libertad no tiene su valor en sí misma: hay que apreciarla por lo bueno que con ella se consigue.-  Ramiro de Maeztu, escritor español  

Vivimos en una sociedad permisiva llamada coloquialmente “light”, en la cual los compromisos se pueden romper fácilmente y en la que nadie parece responsabilizarse de la consecuencia de sus actos. 

El lenguaje que se emplea ahora revela a la sociedad actual; las palabras se usan como maquillaje para suavizar y desvirtuar la realidad, por ejemplo: a lo pornográfico se le llama “artístico”; al latrocinio, “desviación de fondos”; a los amantes, “novios”; al que está borracho, se dice que se “pasó de copas”; al chisme, “crítica constructiva”; al bandido se le admira por su astucia y malignidad para cometer todo tipo de crímenes y evadir la justicia.

La violencia y los altos grados de impunidad con los que vivimos a diario son muestra inequívoca del desprecio al valor por la vida y la dignidad de las personas. Lo que sucede diariamente asusta y muchas veces se oye: “Los jóvenes de hoy son un desastre”, “ya no hay valores”, sin tomar en cuenta que no son los jóvenes únicamente los culpables, pues tienen padres y familia. Es ahí, finalmente, donde están muchas de las causas de lo que hoy está pasando y por donde hay que empezar a cuestionar y reconstruir, si queremos mejorar nuestra sociedad, poniendo límites y responsabilidad a la actuación propia y a la de los hijos. 

En la familia es donde el individuo aprende a respetar si hay un ambiente de respeto; a compartir, compartiendo; a no tomar lo que no le pertenece, a pedir perdón cuando lastima y, a ser perdonado cuando se arrepiente; a ser veraz cuando vive en la verdad; no maltratará, cuando no es maltratado, y será confiable al convivir con personas dignas de confianza. 

Estamos sedientos de paz, verdad y congruencia que es actuar como se piensa y se habla, cumpliendo lo que se promete. Educar en la familia es buscar siempre el bien para sí y para los demás, sólo entonces habrá familias honestas, unidas, satisfechas y en continuo desarrollo. Habrá menos personas en crisis, deshonestas y desequilibradas. 

En conclusión, hay que hacer todo lo que esté a nuestro alcance para formar familias en las que se viva en amor y respeto aprendiendo a vivir en libertad, que es procurar, siempre, el bien propio y el de los demás.  
¡Ánimo! hay que aprender a vivir.

Cargando siguiente noticia