21 de Septiembre de 2018

Opinión

Pesadilla en la Residencial del infierno

No menos de seis vecinos me han pedido en los últimos meses que exponga el deficiente...

Compartir en Facebook Pesadilla en la Residencial del infiernoCompartir en Twiiter Pesadilla en la Residencial del infierno

No menos de seis vecinos me han pedido en los últimos meses que exponga el deficiente estado de nuestro fraccionamiento, el Residencial Chetumal. El tema lo he dejado pendiente porque abundan los temas que reclaman la atención de nuestras autoridades a nivel municipal y estatal.

Abundan las colonias en peores condiciones, pero a uno le duele con mayor persistencia el pésimo estado de las calles y avenidas que recorre con frecuencia, ya que tienes que sortear el bache o la zona más dañada, sin que la autoridad intervenga espontáneamente y deje todo para un mañana inalcanzable.

La residencial Chetumal se ubica en los rumbos de la avenida Erick Paolo Martínez y del Magisterio, cerca de una gasolinera recientemente instalada donde dan litros completos de combustible, algo digno de elogio en nuestro país por ser un detalle asombroso.

Este conjunto de manzanas figuró en el último día de campaña del alcalde capitalino Luis Torres Llanes, quien cosechó una abrumadora cantidad de votos con la que humilló a la priista ArletMólgoraGlover.  Y Torres Llanesde última hora canceló el recorrido, dejando a los vecinos con su costal de peticiones.

Las calles de la Residencial Chetumal son horribles, y Luis Torres y su equipo se privaron del masoquista placer de padecerlas.  Porque los cráteres y tramos deteriorados abundan y van de mal en peor, como una gangrena sin combatir.

Este fraccionamiento cuenta con un área verde donde se desarrolla la maleza y es refugio de serpientes que ocasionalmente entran a los hogares. A un costado hay una insinuación de parque con descuidados juegos infantiles, y una cancha de básquetbol ocupada cada tarde por una docena de niños y adolescentes que echan la cáscara de futbol, entre ellos mi hijo.

Esta área repleta de monte necesita iluminación, sobre todo en un área que queda en penumbras y que tiene zonas repletas de maleza y arbustos, idóneas para actos delictivos.

Los vecinos aguardan la visita de Luis Torres para hacerle las propuestas que han acumulado, y no estaría mal que el alcalde haga el recorrido que dejó pendiente, con la oxidada promesa de retornar a la Residencial Chetumal.

Los electores que acabaron con el reinado del PRI en el Ayuntamiento capitalino quieren otro trato, y están en su derecho.  Y estoy con ellos, como un vecino más.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios