11 de Diciembre de 2018

Opinión

Plusvalías y minusvalías

Es importante comprender que nuestro ahorro para el retiro es invertido mayormente a largo plazo.

Compartir en Facebook Plusvalías y minusvalíasCompartir en Twiiter Plusvalías y minusvalías

La Consar, máxima autoridad del Sistema de Ahorro para el Retiro, refiere algunas explicaciones en la liga http://www.consar.gob.mx/info_web/finanzas_personales/cambios/cambios-01.shtml, sobre las minusvalías que con frecuencia se reflejan en el estado de cuenta y que muchas de veces interpretamos, erróneamente, como pérdidas.

Nuestro ahorro para el retiro se invierte en instrumentos financieros que se compran o venden en la Bolsa de Valores, hecho que lo liga al comportamiento de los mercados financieros, por lo que la valuación del ahorro puede variar drásticamente en tiempos de inestabilidad financiera presentando disminuciones o minusvalías temporales, situación que no refleja su verdadero valor al momento de pensionarnos. 

Por lo tanto, es importante comprender que nuestro ahorro para el retiro es invertido mayormente a largo plazo (20, 30, 40 años) y que las decisiones que tomemos en relación con el mismo deben ser consistentes también con una estrategia de inversión similar. 

Es por ello que lo que verdaderamente importa para nuestra pensión es lo que se acumule durante todo el tiempo que el ahorro esté invertido en la Afore y no lo que le suceda en etapas de crisis financiera.

Una crisis financiera se manifiesta a través de cambios súbitos y severos del crecimiento esperado y la volatilidad de los mercados financieros; puede iniciarse en cualquier país, originarse por cambios abruptos en el nivel de crecimiento económico esperado o en el nivel confianza en una empresa, un sector económico -gubernamental o privado-, o de un mercado financiero en particular. 

Vivimos en un mundo globalizado en el que los mercados financieros internacionales están muy interrelacionados y en el que los riesgos de crisis originadas en otras regiones del mundo pueden afectar rápidamente a otras economías, como la nuestra.
El problema de una crisis financiera se vuelve más complejo si esa crisis es difícil de pronosticarse, aun cuando existan sistemas de alertas que permitan detectar señales de su inicio, pero no existe aún una manera efectiva de saber con total certeza cuándo sucederá y cuánto afectará a la economía en general o, por ejemplo, a los recursos de los trabajadores, en particular.

No obstante la dificultad para pronosticar una crisis, la mejor herramienta para prevenir sus efectos adversos es, precisamente, la capacidad de comprender los efectos negativos de la misma, a través de la información clara, veraz, oportuna y suficiente, en especial en épocas de alta volatilidad en los mercados. 

Si el valor de sus acciones es bajo, no cambie de Afore; por el contrario, compre cuando su valor es bajo (Continuará).

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios