21 de Septiembre de 2018

Opinión

Un poco de mesura, por favor

Los desquiciados líderes de ciertos 'movimientos sociales' -como la CNTE y la Ceteg- buscan doblegar a la autoridad y hacerle acceder a sus desviados propósitos; anuncian protestas

Compartir en Facebook Un poco de mesura, por favorCompartir en Twiiter Un poco de mesura, por favor

No sé en qué cabeza cabe –bueno sí sé, en la de los desquiciados líderes de ciertos “movimientos sociales”, como la CNTE y la Ceteg- que quizá en busca de doblegar a la autoridad y hacerle acceder a sus desviados propósitos, anuncian que durante sus protestas –es el caso de la anunciada para hoy lunes- van a tomar gasolineras y regalar combustible a quien se acerque. Es difícil de creer que quepa en la cabeza de nadie tamaña estolidez –pongo esta palabra para que no la entiendan, porque si escribo  estupidez, en seguida se van a dar por aludidos- y con tal de manifestarse –deje usted si son justas o no sus demandas- se vayan contra personas y negocios que no tienen nada qué ver con el tema de sus reclamaciones.

(Para información de los protestantes, estolidez, dice la RAE, es falta total de razón y discurso).

Pero lo peor es que dicen que su movimiento, a todas luces ilegal y atentatorio contra la convivencia social, tiene como finalidad “exigir un diálogo nacional con los secretarios de Educación, Aurelio Nuño, y de Gobernación, Miguel A. Osorio”, y una “mesa única de negociación” en la cual lo que van a plantear es que se cumplan sus infames propósitos (como los del joven que ve pasar a su suculenta vecina y le dice que sufre por ella “procaces pensamientos”) y no van a ceder un milímetro. ¡Bonito diálogo!: te convoco para que me oigas y aceptes todo lo que pida, pero no esperes nada de mí.

Haciéndoles eco, medios de información alertan –con clamores catastrofistas-, ¿verdad Alejandro Cacho (mala copia de la justiciera Aristegui)?, que México está en llamas, que no aguanta más, que las instituciones se tambalean y el futuro es negro y oscuro como boca de lobo. Yo no entiendo qué buscan esos “comunicadores de desastres”, la verdad, porque si el país se hunde su muy rentable actividad de “información” –de bajacocos- se va a perder. Por su propia salud, harían bien en poner todo en su justa perspectiva y no estar echándole gasolina a esos focos de inconformidad. Un poco de mesura no nos hace mal nunca.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios