21 de Noviembre de 2018

Opinión

Póker tricolor para la silla grande

El aplastante predominio de priistas y ex priistas baña el proceso electoral en marcha...

Compartir en Facebook Póker tricolor para la silla grandeCompartir en Twiiter Póker tricolor para la silla grande

El aplastante predominio de priistas y ex priistas baña el proceso electoral en marcha, hablando de la gubernatura. Porque en el ánimo colectivo se han arraigado siete nombres, unos más adelantados y otros en etapa agónica: Mauricio Góngora Escalante, José Luis Toledo Medina, Carlos Joaquín González, Gabriel Mendicuti Loría, Eduardo Espinosa Abuxapqui, Raymundo King de la Rosa y Paul Carrillo de Cáceres.

A ellos se suman dos protagonistas procedentes del PRI, y con luz propia: José Luis Pech Várguez y Jorge Polanco Zapata. El primero arando su candidatura con la autorización de Andrés Manuel López Obrador, Sumo Pontífice de Morena. Y el segundo decidido a ser candidato independiente, opción que no cuajó en la estampa de Andrés Ruiz Morcillo, quien fue fallido candidato a la diputación federal por el distrito con cabecera en Chetumal, capital del estado. 

Ocurrencias que no son tomadas en serio han brotado, dando la impresión de que se trata de bromas tardías del 28 de diciembre, como el ridículo destape del dirigente estatal del PAN, Eduardo Martínez Arcila, quien se declara listo para participar, como si estuviese ante una tarea del montón.

Todos los perfiles formales son de priistas y ex priistas, y por vez primera se ha roto el bloque Cozumel- Chetumal, tradicional desde 1975 hasta 2010. En este proceso hay un abanico de aspirantes, sobre todo de Playa del Carmen y que han tenido posiciones de poder en ese municipio de Solidaridad.

Mauricio Góngora Escalante es presidente municipal de Solidaridad, como lo fueron Gabriel Mendicuti Loría y Carlos Joaquín González. Incluso, el diputado federal José Luis Toledo Medina fue Tesorero Municipal en el período de Filiberto Martínez Méndez.

Hablamos de cuatro aspirantes del PRI con historial en Playa del Carmen, líder turístico que supera de calle a Cancún en el moldeo de figuras protagónicas. En esta ocasión tan sólo participa su alcalde Paul Carrillo de Cáceres, quien presume la recuperación de Cancún en el proceso de 2013, cuando el perredista Julián Ricalde Magaña no pudo entregar la estafeta a su compañera de filas, Graciela Saldaña Fraire.

De los que desafían al PRI, sobresale Jorge Polanco Zapata con su intención de incursionar como candidato independiente. Su tarea es titánica si da el salto, ya que una campaña tradicional reclama muchos millones de pesos, imprescindibles cuando hay que movilizar miles de tanques de guerra.

Jorge Polanco tuvo todo a su favor para ser candidato del PRI a la gubernatura, en septiembre de 1998. El gobernador Mario Villanueva Madrid lo estaba impulsando con determinación, pero el presidente Ernesto Zedillo vetó las tres cartas del gobernador rebelde, damnificando al senador Polanco.

Polanco se refugió en Convergencia –como un puñado de ex priistas– y fue diputado local de 2002 a 2005, junto al chetumaleño Roberto Erales Jiménez. La valía política de Jorge Polanco es indiscutible, ya que acumula experiencia asimilada en su partido de origen y en un partido de oposición efímero que provocó taquicardia y bilis en el PRI.

Llama la atención en este escenario el desierto de opciones ajenas al PRI, aunque Gregorio Sánchez Martínez se apunta para participar en el PT, pero aquel huracán categoría cinco de 2010 es hoy una depresión tropical en fase terminal.

De Chetumal, a los cielos del mundo

Don Francisco Bautista Pérez –historiador del estado y con incesante pasión de reportero– me envió un texto por correo con una noticia que emociona como padres a él y a su distinguida esposa. No es para menos, y les comparto esta noticia tan emotiva: 

“Carolina Deneb Bautista partió de Chetumal --una vez concluidos sus estudios en la secundaria Adolfo López Mateos y el Colegio de bachilleres No. Uno--,  hacia el norte del estado, con la certeza de que allá habría de materializar sus sueños más preciados: viajar y conocer el mundo, en primer término. Ingresó a la universidad, trabajó incansablemente y, siempre que hubo la oportunidad, se relacionó con gente de la aviación... o del fútbol, que igualmente resulta de su predilección.

Viajera por naturaleza (desde pequeña, en plan familiar) adquirió un gusto fuera de lo común por la aviación, de modo que en cuanto le fue posible, tomó en la ciudad de Cancún un curso para trabajar como sobrecargo. Concluido éste, tenía opciones para hacerlo en varias aerolíneas, pero no en Aeroméxico, su nuevo objetivo. Fueron dos años los que debió luchar hasta conseguirlo; o lo que es igual, ser elegida de entre unos 5 mil aspirantes, cumpliendo con los requisitos básicos  y aprobando las 21 materias del curso de tres meses. 

"Tus victorias de hoy son los sueños que jamás diste por perdidos", escribió entonces en su perfil del celular.

Deneb Bautista --como se lee en su uniforme--, se graduó el 11 de diciembre último; antes de un mes habrá de recibir su licencia y, entonces sí, irá por  aerovías de tres continentes, "hacia lugares que nunca pensaste regresar, ni tampoco creíste que llegarías a conocer",  tal como dijo Eduardo Aizturu, uno de los 22 graduados, en el discurso dirigido a sus compañeros. Tokio, París, Madrid, Amsterdam, Rio de Janeiro, China, Perú, Canadá, USA, México y Cancún, son algunos de esos lugares”.

Un sueño tangible para Deneb, y motivo de felicidad desbordante para sus padres que viven en Chetumal. Comparto su alegría por esta proeza de una mujer con tanto talento y valentía.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios