19 de Julio de 2018

Opinión

Policía Federal, como Ejército y Marina

A la Policía Federal de Caminos la despojaron de su uniforme característico y les encasquetaron el azul que usa cualquier policía… hasta las autodefensas.

Compartir en Facebook Policía Federal, como Ejército y MarinaCompartir en Twiiter Policía Federal, como Ejército y Marina

Hasta hace un par de décadas era la policía de élite de México. Bien plantados con su mínimo 1.75 m de estatura, los agentes lucían impecables uniformes verde y caqui con pistola al cinto. Conducían carrazos que en segundos alcanzaban a los infractores en las carreteras del país, donde cobró fama como corporación respetable y temida. 

Me refiero a la Policía Federal de Caminos, que fue absorbida por una “nueva” Policía Federal. Con esos cambios, les despojaron de su uniforme característico y les encasquetaron el azul que usa cualquier policía… hasta las autodefensas.

La Federal de Caminos, que surgió de un Escuadrón de Agentes Vigilantes de la Oficina de Tránsito, en 1928, ha perdido presencia en carreteras, puertos y ciudades y también privilegios, canonjías y buenos ingresos –por la vía que sea– que les permitían un nivel de vida que ya quisieran tener los jefes actuales.

En 1999, la Policía Federal de Caminos se convierte en Policía Federal Preventiva bajo el mando de la Segob y un año después la absorbe la Secretaría de Seguridad Pública. En 2009 cambia de nombre a Policía Federal, y en 2012 queda bajo la tutela del Comisionado Nacional de Seguridad.

¿Dónde están ahora? Yo los confundo con los estatales asignados al Periférico de Mérida, e imagino ocurre igual en otros lugares del país donde, por necesidades del servicio, se han incorporado a la lucha contra la delincuencia. Y su estrella se verá más opacada con la llegada de la cacareada Gendarmería, que será, como ellos, una división más de la PF.

Aun así, el pasado lunes, al conmemorar el 86 aniversario de la Policía Federal, el comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, expresó su deseo de que esa corporación alcance el prestigio del Ejército y la Armada, y el jefe de la PF, Enrique Francisco Galindo, dijo que “la dignificación de la función policial es un objetivo de la administración del presidente Peña Nieto”.

Es lo deseable, pero, como dicen en el norte… “difícil”.

Anexo “1”

Cuestión de piel

El 4 Agosto, 2012 publique el artículo: “El uniforme ¿uniforma?”, que viene a colación con el tema de la Policía Federal de Caminos, y que me permito compartirles nuevamente:

“La semana pasada desapareció oficialmente la Agencia Federal de Investigación (AFI) para dar paso a la Policía Federal Ministerial, con la presentación de un nuevo uniforme: camisa azul marino y pantalón caqui. Con este cambio, se dijo, quiere darse un nuevo rostro a ese ente de la PGR, pero, ¿acaso el uniforme por sí solo puede uniformar?

“Alex Grijelmo ("La seducción de las palabras") dice que una palabra posee dos valores: el primero, personal del individuo y ligado a su propia vida; y el segundo se inserta en aquél pero alcanza a toda la colectividad. Así, el uniforme nos hace evocar al soldado, al policía, al bombero; pero también debe uniformar criterios, actuaciones, objetivos comunes.

“La importancia del uniforme es tal que, por ejemplo, la Policía Federal de Caminos siente que perdió su identidad cuando les quitaron el verde y caqui para vestirlos de azul marino. Aduanas perdió también algo de su impronta cuando retiraron a sus veteranos elementos que fueron sustituidos por jóvenes uniformados en dos tonos de azul.

“En la Marina, no pocos almirantes se resistieron a portar un uniforme gris de dos tonos que a mediados de los 90 suplió al caqui, tradicional de muchas fuerzas armadas, y que ahora ha retornado con el actual Secretario de Marina.

“El Libro de Políticas de la Armada dice que el uniforme identifica a sus miembros y refleja el orgullo de su profesión, inspira confianza dentro y fuera de la institución, por lo tanto, lo visten como un estándar visible de la excelencia y como un reflejo de la organización a la que pertenecen. Es la doctrina naval la que los uniforma.

“Aunque el hábito no hace al monje, lo deseable es que el cambio de uniforme transforme a la Policía Federal Ministerial en un cuerpo de élite. Como dice Juan José Arreola en su Bestiario: "La cebra toma en serio su vistosa apariencia, y al saberse rayada se entigrece". 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios