18 de Noviembre de 2018

Opinión

Política y economía en 2014

El embarazo en adolescentes en México es un fenómeno que tiene una alta incidencia y múltiples consecuencias...

Compartir en Facebook Política y economía en 2014Compartir en Twiiter Política y economía en 2014

Solamente aquel que construye el futuro tiene derecho a juzgar el pasado.- F. Nietzsche

El embarazo en adolescentes en México es un fenómeno que tiene una alta incidencia y múltiples consecuencias. La más seria es la deserción escolar: de ahí que se contemple en la agenda social del país.

Los retos más difíciles para México en el presente año serán sin duda los políticos y los económicos. En el primer caso porque el Pacto por México parece no revivirá; y en el segundo porque la economía sí tiene que dar muestras de vida en un entorno en el que la recesión se encuentra a un suspiro de la realidad.

Y es que la sociedad espera que, luego de pasado el primer año de la administración de Enrique Peña Nieto, ya se haya superado la “curva de aprendizaje” y que los beneficios de las reformas impulsadas en 2013 y los ajustes que tuvieron que hacerse comiencen a palparse por parte de los ciudadanos, pues al arranque del 2014 lo único que se observa es una generalizada alza de precios; un ridículo y magro aumento al salario mínimo; una carencia de gasto público en obras que generen empleo; y autoridades que se concentraron más en obtener los cambios legislativos que les convenían, para ahora decir que los beneficios se obtendrán dentro de cinco años.

Si en este país las políticas públicas se di-señaran e instrumentaran para ayudar a los diferentes sectores sociales, no existirían aun asociaciones como el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), que justo en este año cumple 20 años de una callada rebelión que; ni por cierto se hubiera arrancado en 2012 una “cruzada contra el hambre” que parece haber nacido muerta; como inertes parece estuvieron las políticas sociales de los últimos veinte años, al igual que quienes las aplicaron.

Así, 2014 representa enormes retos en lo económico, pero lo político se presenta igual de complicado, pues existen pendientes prácticamente desde el inicio del año que vale la pena enumerar para clarificarlos: primeramente en este mes de enero las fracciones parlamentarias del Congreso de la Unión se reunirán para definir las agendas legislativas; entre los temas a incluir se encuentran leyes secundarias a las reformas constitucionales de energía, telecomunicaciones, político-electoral, transparencia y anticorrupción.

En este mismo mes también el Partido de la Revolución Democrática (PRD) insistirá en realizar un plantón en el Zócalo de la ciudad de México para exigir consulta popular a reforma energética; y los partidos deberán decidir si continúan con los acuerdos del Pacto por México, pues el periodo ordinario de sesiones inicia el primero de febrero, en el que los legisladores también abordarán temas como la reforma política del DF, la reglamentación de la consulta popular, la reforma para regular el endeudamiento de estados y municipios, la reforma del Ejecutivo federal sobre seguro del desempleo y pensión universal, entre otras.

Si esto no fuera suficiente para ilustrar lo complicado de los temas políticos del presente año; recordemos también que en marzo el Partido Acción Nacional (PAN) y el PRD renovarán sus dirigencias nacionales; en junio deberá quedar integrado el Instituto Nacional Electoral (INE) y con ello la sustitución de los consejeros locales de las 31 entidades federativas y el Distrito Federal; un mes después en julio habrá elecciones en Nayarit y Coahuila; y recordemos que ahora el tema de capacitación electoral y organización corresponden al INE, luego entonces, ¿quién realizará los trabajos si no habrá autoridades aún designadas, ni en los estados, ni a nivel nacional en los órganos comiciales? Esperemos. Si aún no le parece lo suficientemente complicado el ambiente político del presente año, para agosto, ya el INE en funciones, otorgará el registro a todas aquellas agrupaciones que hayan alcanzado el número suficiente de afiliados para convertirse en partidos políticos; si, aunque no lo crea, habrá más partidos en nuestro país, aunque no tantos como aspiran -34 hasta ahora- pero sí probablemente el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) de Andrés Manuel López Obrador, pudiera obtenerlo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios