24 de Septiembre de 2018

Opinión

Poquito, ¡chuch!

El diputado panista en Guanajuato Juan Carlos Muñoz Márquez afirmó ante un estudiante que le cuestionó su elevado salario que gana muy poco y trabaja cantidad.

Compartir en Facebook Poquito, ¡chuch!Compartir en Twiiter Poquito, ¡chuch!

Quizá los lectores nunca lo conozcan y puede que tampoco les interese mucho saber de él. No es héroe de la Patria, es un simple mortal, bueno, no tan simple: tiene mucho dinero debido a sus negocios en materia de transporte de carga. 

Tampoco es literato y, con seguridad, no ha leído más que tres libros en su mediocre vida: Sensacional de vaqueros; Así soy, y qué; y el antiguo Ja Ja (donde aparecían dibujos picantes de chavas exuberantes involucradas en chistes, igual de picarones). Y su penúltima 'hazaña' es haber estado en primera fila, en Michoacán, para la misa que ofició el papa Francisco (tan vilipendiado por los críticos al no tener audiencia con los padres de los normalistas asesinados de Ayotzinapa, Guerrero; no referirse a la pederastia de determinados curas mexicanos y tampoco fustigar al Gobierno Federal hasta por la devaluación del triste peso mexicano frente al dólar. Señores: el Papa no iba a brindar un festín de sangre para regocijo de unos cuantos. Todo lo anterior es lamentable, pero el Sumo Pontífice sabe de diplomacia y de política; los quejosos ya no entienden, sólo quieren fuetazos que produzcan mucho líquido rojo).

Después de este brevísimo paréntesis sin ton ni son, volvamos a lo nuestro. El personaje en cuestión del que ahora hablaremos brevemente es el clásico político chechón que sólo vela por sus propios intereses. Les platicamos, amigas y amigos.

Resulta que en Guanajuato, el Congreso del Estado tiene entre sus honorables huéspedes al diputado local, de extracción panucha, Juan Carlos Muñoz Márquez, más conocido en el medio donde se desenvuelve por sus negocios con la empresa Transportes Castores, una renombrada firma del Bajío mexicano en la especialidad de carga.

Pues el legislador guanajuatense tuvo la puntada de afirmar, ante un estudiante que le cuestionó su elevado salario como 'representante del pópulo', que gana muy poco y trabaja cantidad. Según la nota publicada ayer miércoles en el periódico capitalino La Jornada (pueden checarla en la versión electrónica www.jornada.unam.mx/estados), Muñoz Márquez fue increpado por el estudiante Ricardo Gómez para que se redujera el salario de diputado a la mitad, ya que en Guanajuato hay personas que laboran desde las 5 de la mañana y sólo ganan 73 pesos diarios.

Sin embargo, el diputadillo panista no dijo nunca que su salario mensual o dieta, como se le suele llamar a la plata que se agencian los legisladores, es de 108 mil 182 varitos, ya libres de impuestos. ¡Plop! Y todavía tuvo el descaro de responderle al chamaco: ¡Dejé mi chamba donde ganaba mucho más!

PRIMERA CAIDA.- Bueno, todo tiene solución. Si el diputado guanajuatense del blanquiazul cree que gana muy poco y que se merece más, pues que meta iniciativas de reforma para establecer que los empresarios, metidos a la 'grilla', tienen la obligación de recibir hasta las perlas de la Virgen.

SEGUNDA CAIDA.- La neta, este Juan Carlos no tiene progenitora.

TERCERA CAIDA.- ¿Cuánto ganan los dipus yucatecos?

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios