23 de Febrero de 2018

Opinión

¿Por qué sólo 3 platas y 2 bronces?

El problema del deporte en México no parece ser de falta de talentos, fenotipos o entrenadores; más bien todo apunta a que es un problema de corbatas.

Compartir en Facebook ¿Por qué sólo 3 platas y 2 bronces? Compartir en Twiiter ¿Por qué sólo 3 platas y 2 bronces?

Con 110 millones de habitantes, el problema del deporte en México no parece ser de falta de talentos, fenotipos o entrenadores; más bien todo apunta a que es un problema de corbatas. Los que rigen el deporte en México  parece que lo hacen más obedeciendo pautas sociopolíticas que consideraciones deportivas. 

Hace más de 25 años llegó a México la primera de muchas camadas de entrenadores cubanos. La intención era aprovechar su cúmulo de conocimientos y éxito probado para cambiar el rostro del deporte de alto rendimiento en nuestro país, pero los resultados nunca llegaron. Hoy México ocupa los mismos lugares en el medallero en justas internacionales que antes de su llegada. ¿Por qué entrenadores probados no pudieron producir los resultados deseados? Creo que estos entrenadores que llegaron, aunque muy buenos, al igual que sus contrapartes mexicanos (muchos y muy buenos), tuvieron que supeditarse, en primera instancia, a todas las consideraciones sociopolíticas emanadas de los órganos rectores del deporte, en detrimento del crecimiento deportivo (de ellos y sus atletas). 

En cuestión de medallas totales, Rio 2016 es la sexta mejor actuación de México en su historia olímpica; pero pocos proclamarían como exitosa esta cosecha. De hecho, en redes sociales se está culpando a Alfredo Castillo, titular de la Conade, por este descalabro; como si a partir de su gestión se viniera abajo el exitosísimo caso del deporte mexicano.

Lo que deja claro Rio 2016 es que las esperanzas de medallas se fincaron, en su mayoría, en deportistas que ya llevan una, dos, tres o más olimpiadas en su haber. Este dato tiene dos lecturas, por un lado es indicativo de que se cuenta con atletas capaces de alcanzar y mantenerse en los niveles competitivos más altos de sus disciplinas; como ejemplos: Paola Espinosa, Rommel Pacheco, María del Rosario Espinoza, Germán Sánchez y David Mier y Terán, entre otros;  la otra cara es que el deporte mexicano agrega muy pocos nombres, como contendientes por medallas, de un ciclo olímpico a otro.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios