12 de Diciembre de 2017

Opinión

Primera llamada

Más vale seguir sonriendo o subirse al tren y vivir del presupuesto, quien tenga oportunidad, al fin y al cabo dicen: ”El que vive fuera del presupuesto vive en el error”.

Compartir en Facebook Primera llamadaCompartir en Twiiter Primera llamada

Para qué perder la sonrisa, si los que pueden cambiar las cosas prefieren  plantar árboles y permiten la destrucción de los ya existentes. Si el municipio de Mérida no establece estaciones de transferencia para basura en lugares estratégicos, y si somete a los camiones recogedores a recorrer grandes distancias con un costo innecesario y enorme. Si el escudo está más preocupado en intimidar y saber quién comete el delito que en evitarlo, volcándose en la educación y  orientación psicológica de la población.

Si los delfines de la política no deciden devolver al pueblo algo de lo que han recibido y de paso remendar su maltrecho apellido. Si promovemos la unión familiar y la nuestra está hecha pedazos.

Más vale seguir sonriendo o subirse al tren y vivir del presupuesto, quien tenga oportunidad,  al fin y al cabo dicen: ”El que vive fuera del presupuesto vive en el error”. O ni  intentarlo, como  nosotros, que preferimos: “Morir de pie que vivir de rodillas”, adorando al príncipe don dinero y su séquito, don poder, don industria de la salud y todos los demás dones.

No perdamos la sonrisa, nada puede ya hacerse, las cosas no van a cambiar: aunque plantemos árboles en vez de cuidarlos, reordenemos el manejo de basura y llenemos el mundo de gabinetes de orientación psicológica, ni habrá la devolución que hagan los delfines al pueblo, ni aparecerán los 43, ni nada cambiará esta inercia de perversión. Sólo un drástico cambio de la  naturaleza,  que, como un perro que se sacude las pulgas, se libre de nosotros: reyes, presidentes, políticos, millonarios, clase media, pobres y mendigos, para volver a empezar.

Lo anterior es la información que van a encontrar en el fondo del cráter frente a Sisal. Si hay o no petróleo, será lo de menos.
¿Es necesario destruirnos con el planeta para descubrir que el dinero no se come?

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios