15 de Diciembre de 2017

Opinión

Procuremos un mejor aire

No confundamos una tolvanera con un problema de contaminación atmosférica.

Compartir en Facebook Procuremos un mejor aireCompartir en Twiiter Procuremos un mejor aire

La contaminación del aire no siempre se puede apreciar a simple vista; lo es cuando es lo suficientemente densa y la orografía urbana permite tener las perspectivas adecuadas. Generalmente se observa como una capa de aire gris sobre la ciudad o sus zonas aledañas, pudiendo parecer una neblina sucia. Cuando esta condición se presenta es indudable que podemos sospechar que los niveles de calidad del aire que se respira en el espacio urbano, no necesariamente en toda la ciudad, han alcanzado o rebasado los límites establecidos por la OMS, los cuales definen de manera diferencial varios aspectos de la contaminación del aire y establecen límites máximos para cada uno de ellos, cuyos componentes principales, que se acumulan debido a la falta de viento, de lluvia y por efectos de la inversión térmica, son el NO2, que es considerado uno de los indicadores principales, el CO2, el S02, el O3 y las partículas suspendidas totales, generalmente muy peligrosas.

No confundamos una tolvanera con un problema de contaminación atmosférica; ésta es uno de los factores de mortandad más elevados del espacio urbano; si tanto nos preocupan el mosquito y las enfermedades que transmite, más nos debería preocupar el dañino efecto que en la salud tiene de manera silenciosa el deterioro del aire.

Pero lo más importante para poder controlar y combatir la contaminación atmosférica es conocer su condición real, con el propósito de establecer medidas que realmente resuelvan, de la mejor manera y con los menores impactos económicos, los problemas de salud para quienes compartimos los espacios urbanos. ¿Y cómo conocer sus niveles reales? El instrumento utilizado en las ciudades del mundo son redes de monitoreo automático de la calidad del aire, con estaciones estratégicamente ubicadas, complementadas en tiempo real por estaciones meteorológicas, también de monitoreo continuo.

Si no sabemos con certeza lo que deseamos resolver, es casi seguro que las soluciones no sean las óptimas. Muchos creen que por ser una ciudad plana Mérida no puede tener contaminación del aire, pero esto es falso a ciertas horas por muchas razones, como la geometría vial y el uso indiscriminado del automóvil.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios