25 de Mayo de 2018

Opinión

Las pruebas de cada día

¡Ojalá! que estemos atentos para no distraernos y reaccionar en lugar de accionar. Hay que estar atentos para poner calidad en nuestro diario vivir.

Compartir en Facebook Las pruebas de cada díaCompartir en Twiiter Las pruebas de cada día

Ver la vida como una prueba significa dar, en todo momento, lo mejor de lo que somos capaces.- Anónimo     

Nos demos cuenta o no, la vida nos somete todo el tiempo a pequeñas y a veces a grandes pruebas; cada día es un examen. La calificación aprobatoria o no depende de nuestra actitud ante la prueba. 

¿Cuál es la actitud que necesitamos si queremos que nuestra vida tenga sentido y sea todo lo rica y significativa que pueda ser? ¿Será que los exámenes diarios no tratan de determinar cuánto sabemos sino qué y quiénes somos? 

Reflexionemos: ¿quién no es puesto a prueba cada día? Con frecuencia la vida nos presenta retos y la actitud, el valor y la fe que tengamos mostrarán de qué material estamos hechos. Como hijos y como padres somos probados. Cada uno en su profesión y/o en su quehacer diario, está también siendo probado. Cada quién es probado en su carácter.

Las dificultades prueban nuestra entereza. Los fracasos prueban nuestra perseverancia. El éxito prueba nuestra gratitud. Cuando uno ha sido bendecido con bienes materiales, su generosidad y sensibilidad se ponen a prueba. Cuando alguien nos lastima, nuestra capacidad para perdonar pasa por una prueba. Cuando es uno quien ha herido a otro, nuestra humildad se somete a prueba; cuando hablamos, se ponen a prueba nuestra congruencia, honestidad y sinceridad. 

¡Ojalá! que estemos atentos para no distraernos y reaccionar en lugar de accionar. Hay que estar atentos para poner calidad en nuestro diario vivir. La vida actual, de cada quien, es el resultado de las actitudes y oportunidades del pasado y la vida de mañana será el resultado de las actitudes y oportunidades de HOY.

Vivamos con honestidad y sabiduría las propias acciones, actitudes y sentimientos de cada día para disfrutar a lo largo del viaje de la vida tanto en lo previsto como en lo inesperado. 

Cuando viajamos, el tiempo que nos lleva llegar a nuestro destino está lleno de paisajes diferentes, de nuevas relaciones, de compartir con los compañeros.

El viaje siempre es desafiante e impredecible; nuestra vida es ese viaje que está transcurriendo ahora y del que ya sabemos cuál es el destino final. Yo deseo que podamos llegar a ese destino con bellos recuerdos por haber vivido grandes emociones y experiencias inolvidables, con la paz que da el haber llegado sanos y salvos, por fin, “a la casa paterna” al “hogar”, donde nos esperan el amor y la alegría no solamente en la bienvenida sino por toda la eternidad. 
¡Ánimo! hay que aprender a vivir!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios