26 de Septiembre de 2018

Opinión

Qué calor, qué calor

El calor se libera a través de los vasos sanguíneos, se dilatan, la piel se enrojece y calienta, es cuando la glándula sudorípara produce el sudor.

Compartir en Facebook Qué calor, qué calorCompartir en Twiiter Qué calor, qué calor

Por su ubicación geográfica, la península de Yucatán prácticamente sólo tiene dos estaciones, la de calor y la de camiones, porque la del tren ya se convirtió en un espacio cultural y  en este ambiente cálido que sólo es interrumpido brevemente por estos cortos lapsos lluviosos, que permiten una tregua al estío permanente en el que sobrevivimos, la glándula sudorípara tiene un papel protagónico en la termorregulación del cuerpo.  

La glándula sudorípara es un anexo de la piel y existen dos tipos: la eccrina que está prácticamente en todo el cuerpo -hay 3 millones aproximadamente- y  predominan en  palmas,  plantas,  frente y axilas, produce la mayor parte del sudor, desemboca directamente en la superficie cutánea y su principal estímulo es el calor, pero algunas emociones también la pueden activar; al aumentar la temperatura corporal por el medio ambiente o por una infección, el calor se libera a través de los vasos sanguíneos que se dilatan y por eso la piel se enrojece y se calienta.

Es entonces cuando se activa la glándula sudorípara produciendo el sudor, que es 99% agua y 1% sólidos, que al evaporarse enfría la piel como si fuera un radiador, por lo que el sudor siempre será frío y de ahí la expresión “sudó su calentura”; el sudor es más ácido que la superficie de la piel y está separado  de ella por una película grasosa que se llama manto ácido y que al debilitarse y ponerse en contacto entonces el sudor irrita la piel y produce zonas de descamación y comezón sobre todo en la espalda, en la que hay más fricción, y si se aplica una crema lubricante que atrape el sudor evitando su evaporación, la irritación se empeora. Se produce al día 1 litro se sudor, pero en condiciones extremas hasta 10.

Otra alteración que se produce por el exceso de sudoración es la miliaria o “salpullido”, que es la obstrucción del conducto sudoríparo y dependiendo del nivel de la obstrucción puede ser cristalina o roja, más frecuente en niños y muy pruriginosa.

Las glándulas sudoríparas apocrinas se localizan en axilas, pezones, ombligo y región anogenital, desembocan en el folículo piloso,  son más grandes que la eccrinas y se activan en la adolescencia produciendo un sudor más denso, sin olor inicialmente, pero las bacterias de estas áreas lo descomponen y le dan ese olor tan característico, sobre todo si la higiene es deficiente. 

En los animales tienen la función de producir feromonas para la atracción sexual y en el hombre quizá apoyen la teoría de que el amor se establece en gran parte por el olor. En esta glándula se produce una infección llamada hidrosadenitis o “golondrinos” que es muy recurrente, dolorosa y  la empeora el sobrepeso.  

PD. Según la RAE, acendrado quiere decir puro, sin mancha, sin defecto, y chauvinismo, exaltación desmesurada de lo nacional frente a lo extranjero.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios