19 de Julio de 2018

Opinión

Que no prometan lo que no se puede

El debate por Mérida contribuyó a interesar a la ciudadanía en el desarrollo de la campaña electoral, pero quedaron muchos cabos sueltos, hubo propuestas, promesas, las de siempre, pero faltó explicar cómo le harán.

Compartir en Facebook Que no prometan lo que no se puedeCompartir en Twiiter Que no prometan lo que no se puede

Las campañas electorales ya están tomando color y los candidatos están entrando en calor no sólo con propuestas sino también cuestionando las acciones de sus contrincantes; parece que la onda cálida está contagiando el proceso.

El debate por Mérida contribuyó en algo a interesar a la ciudadanía en el desarrollo de la campaña electoral, pero quedaron muchos cabos sueltos, hubo propuestas, promesas, las de siempre, pero faltó explicar cómo le harán y quién se encargará de que en verdad se cumplan.

El sector empresarial está planteando cuestionar a los candidatos como a cualquier persona que va a conseguir un empleo; es una buena idea, pero no sólo los empresarios deben hacer este cuestionamiento, sino también el sector obrero.
Es cierto que las campañas ya están subiendo de tono y se visualizan dos candidatos frente a los otros que no están teniendo protagonismo; el tiempo se está acabando.

Es importante que algunos sectores no vean la campaña como una fiesta o distracción, sino como la oportunidad de expresarle al futuro gobernante y representante popular la realidad de lo que está pasando en la comunidad y no esperar a que, como sucede en el caso de los diputados federales, aprueben alzas como las de la gasolina, la canasta básica y muchos otros productos y servicios más que afectan a un importante segmento de la población que se mantiene en el lamento quizás por haber equivocado su voto.

Es importante que en este momento toda persona, cuando reciba la visita de un candidato en su casa o centro laboral, le exponga los problemas que existen y que los abanderados, cuando les digan que lo van a resolver, hagan que firmen ese compromiso para que el día de mañana tengan cómo constatar el compromiso asumido por ese asunto, reprocharlo si no lo quieren resolver o  manifestar una expresión de confianza por haberlo cumplido.

Es importante que los abanderados se comprometan respecto de lo que están dialogando con la gente, de lo contrario mejor que les hablen con la verdad diciéndoles que no lo podrán realizar. Sería mejor escuchar de un candidato la frase que diga: esa petición no la voy a firmar porque no te la puedo cumplir que generar una esperanza que genere una desilusión.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios