22 de Septiembre de 2018

Opinión

¿Quién dijo que España estaba mal?

Los números macro comienzan a ponerse 'negros' y los empresarios españoles están convencidos de que es momento de meter dinero porque, luego, será más caro.

Compartir en Facebook ¿Quién dijo que España estaba mal?Compartir en Twiiter ¿Quién dijo que España estaba mal?

“Les contaré lo que Financial Times y The Economist no les cuentan… que España tiene fondo de armario para salir de esta crisis”.

Así de exultante arrancó el español José Juan Ruiz, economista jefe y gerente del Departamento de Investigación del BID, su presentación ayer del informe “España, un país de oportunidades”.

Un grupo muy granado de 40 empresarios mexicanos con negocios en España y de españoles en México (como Francisco Gil Díaz, presidente ejecutivo de Telefónica México y Centroamérica; Valentín Diez Morodo del Comce o Eduardo Zepeda de JP Morgan) se dieron cita para ver de primera mano esos datos positivos que el Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC) ha encontrado en la economía española.

El CEC es un lobby que integran personalmente los presidentes de las 15 mayores empresas del país.

A pesar de que la presentación iba a estar a cargo de César Alierta de Telefónica (quien por razones personales se bajó del avión que lo traía a México), en su lugar llegó otro peso pesado, Juan María Nin, director general de La Caixa, quien no dudó en decir a sus pares locales que “se están corrigiendo los desequilibrios y España está ganando puntos de confianza”. Algunos datos que se pusieron en la mesa fueron: 

  1. Por primera vez en 50 años, en abril España tuvo superávit comercial.
  2. En el último trimestre de 2013 la economía española tendrá crecimiento positivo (0.3%).
  3. Disminuirá ligeramente la tasa de desocupación en 2014 .
  4. El stock de vivienda, la causa de la burbuja inmobiliaria, está siendo ubicada entre inversores no residentes.

La tasa de desempleo del 25 por ciento quedó matizada por el dato de que en el país se han batido récords en competitividad y en la caída en los costos laborales serán un imán para la radicación de industrias.

“Desde 2007 hasta ahora, España solo ha perdido 5 por ciento de su crecimiento, y esto no hunde a un país, es una cuarta parte de la crisis que vivió Argentina antes de 2003”, agregó el analista del BID.

Y les tiró a los empresarios un anzuelo muy preciso: les conviene invertir en España ahora, que si bien el riesgo sigue siendo alto, hay perspectivas de que salimos adelante. Más tarde, les costará más caro”.

Del exceso de pesimismo que ha vivido España desde 2008 a este exceso de optimismo de la iniciativa privada, uno parece que estuviera viendo dos países diferentes. ¿Qué quedará en el justo medio? ¿La realidad?

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios