24 de Mayo de 2018

Opinión

Reflexiones sobre la libertad de expresión

El licenciado Felipe Fierro Alvídrez, profesor de la Facultad de Derecho, de la Universidad Autónoma de Chihuahua...

Compartir en Facebook Reflexiones sobre la libertad de expresiónCompartir en Twiiter Reflexiones sobre la libertad de expresión

El licenciado Felipe Fierro Alvídrez, profesor de la Facultad de Derecho, de la Universidad Autónoma de Chihuahua, nos menciona que en México, como en muchos países, el debate sobre la libertad de expresión es inconmensurable, es decir, nadie sabe a ciencia cierta dónde inicia ni donde concluye.

Factores políticos, como las elecciones, los poderes constituidos, grupos formales e informales y en especial los medios de información, llevan al celebrado 7 de junio, día de la Libertad de Expresión, como si se tratara del día de Navidad o de la Madre. Todos expresan buenos deseos y hasta organizan elegantes reuniones para festejar a los "abnegados periodistas".

Eso por un lado, pero en el otro extremo de la realidad, ninguna empresa de seguros vende un seguro de vida a los profesionales de los medios de información.

Más allá de las películas de intrigas mediáticas, los organismos de derechos humanos señalan que la profesión de periodista es una de las tres más peligrosas en México, al lado de los bomberos y los boxeadores profesionales.

Decenas de servidores "de lápiz y papel", sean empresarios de medios de información o simples reporteros de fuente, han perdido su vida en defensa de su profesión, y el Ministerio Público, monopolizador de la procuración de justicia por disposición constitucional, poco o nada hace para evitarlo.

En México este día se remonta a los tiempos de Benito Juárez, quien legisló para que los mexicanos se expresen libremente. Posteriormente este derecho se vio reprimido durante la época del porfiriato. 

La libre manifestación de las ideas está consagrada en nuestra Carta Magna en los artículos 6º y 7º. El gobierno del presidente Miguel Alemán Valdés estableció el 7 de junio de 1951 como el Día de la Libertad de Expresión en México.

En 1976 el presidente Luis Echeverría añade a esta celebración, la entrega en este día, del Premio Nacional de Periodismo a los más destacados miembros de la prensa escrita y electrónica, por sus trabajos desarrollados durante el año anterior en los diversos géneros periodísticos.

La Unesco mencionó que es una fecha para recordar que los gobiernos de los países respeten sus compromisos con la libertad de palabra, de información y de expresión, aboliendo cualquiera de las medidas que restringen estas libertades.

Ya lo dijo Günter Grass: El primer trabajo del ciudadano es vivir con la boca abierta. Hoy toca hablar bien de México, de sus ríos claros y transparentes, pero hablar mal de los políticos opacos y tramposos; hablar bien de cada Estado, pero hablar mal de quienes se lo han embolsado.

Ha llegado el momento de reconocer que no hay salvadores, ni redentores. Sólo hay ciudadanos con una obligación compartida. Los buenos gobiernos se construyen con buenos ciudadanos y ha llegado la hora de serlo. 

Los mexicanos queremos despertar cada día y leer en los periódicos y los medios que otros -al igual que nosotros- exigen el fin de los pleitos entre políticos y el principio de las luchas por lo que verdaderamente importa. Por las calles seguras y el agua limpia y las escuelas modernas y los servicios públicos eficaces. Por el acceso a la información  y quienes saben lo que pueden hacer por ella. Por la educación para el nuevo milenio y porqué México lo necesita. Por los derechos humanos y cómo respetarlos. Por las mujeres y por todos los periodistas que son víctimas de la violencia. Por los debates necesarios sobre la libertad de expresión en cualquier parte, en cualquier formato, en cualquier medio.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios