15 de Noviembre de 2018

Opinión

La riqueza de la emotividad

Los mecanismos de defensa, para no sentir emociones y sentimientos, son: la negación, la proyección, el aislamiento, la racionalización y la formación reactiva.

Compartir en Facebook La riqueza de la emotividadCompartir en Twiiter La riqueza de la emotividad

Cada día, eso que tú escoges, eso que tú piensas, eso que tú sientes, eso que tú haces es en lo que te conviertes.- Heráclito,  filósofo griego.

Es vital reconocer y utilizar la propia riqueza emocional, encauzándola de modo adecuado en el proceso del crecimiento. La afectividad nos hace capaces de experimentar emociones y sentimientos. A menudo decimos: “Estoy bien”, “estoy mal”, “me gusta…”, etc., y definimos de modo muy simple nuestras emociones y sentimientos como reacciones de agrado o desagrado que se “sienten” por las experiencias cotidianas. 

La emoción es repentina, puede ser intensa o leve y siempre es breve; produce reacciones en los movimientos corporales, reacciones somáticas como falta de respiración, rubor o palidez. La voluntad no interviene en las reacciones psicosomáticas. 

El sentimiento es menos intenso, más difuso y prolongado. Conforme crecemos, tanto emociones como sentimientos son más complejos por la visión de la realidad, las experiencias y las previsiones. No hay duda que nuestra percepción de situaciones, personas, etc., influye en la calidad y el grado de las emociones, por eso, es muy importante procurar una visión optimista de la realidad y de uno mismo. Así desarrollaremos una mente positiva.  

Somos seres de dos mundos: el exterior y el interior tan vasto o más que el exterior. El interior es privado, individual y secreto; guarda lo gozado y lo sufrido, lo recibido y lo que se nos ha negado; es decir, todo lo que nos ha afectado. Muchas personas no saben lo que sucede en su mundo interior y guardan emociones y sentimientos sin advertir su gusto dulce o amargo y, como el cuerpo es la caja de resonancia de ese mundo interior, se manifiestan con una jaqueca, ansiedad, trastornos digestivos, hipertensión y hasta algo más serio. 

Los mecanismos de defensa, para no sentir emociones y sentimientos, son: la negación, la proyección, el aislamiento, la racionalización y la formación reactiva. Para gobernar la dimensión emotiva, hay que tomar consciencia de emociones y sentimientos, darles nombre y aceptarlos como parte de nuestra naturaleza para encauzarlos.  El hecho es que, como emociones y sentimientos no son toda la persona, hay que ponerlas en interacción con otras partes de nuestro ser tales como: la razón, los valores y las polaridades. 

Relacionando mis sentimientos con mis valores puedo discernir lo que es mejor para mí y considerar a los demás como lo que son: ¡seres humanos perfectibles como yo!   

¡Ánimo! Hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios