26 de Septiembre de 2018

Opinión

¿Saben del hambre y la pobreza?

Esa insensible, inasible alta burocracia –cuyo costo, se elevó estratosféricamente en las administraciones panistas- es la que nos gobierna.

Compartir en Facebook ¿Saben del hambre y la pobreza?Compartir en Twiiter ¿Saben del hambre y la pobreza?

Uno de los problemas más graves de México es el de una alta burocracia enriquecida e insensible a los problemas de la gente común. Va un ejemplo: al supertazón de la NFL, celebrado en Phoenix, Arizona, acudió el inefable senador Ernesto Cordero, quien, quitado de la pena, declaró a su regreso que no se explicaba el porqué de tanto ruido por su viaje, que carecía de importancia la sesión a la que debió asistir ese día y que se le descontara su jornal y ya, caso resuelto.

Para poner en su justa dimensión este suceso baladí, según el legislador, algunas cifras pueden ayudar: el boleto más barato para la edición 49 del acontecimiento deportivo –que este año reunió a 180 millones de aficionados en torno al televisor y convoca a élites al estadio- cuesta oficialmente  800 dólares y el más caro 1,900 (entre 12,000 y 28,500 pesos, con un tipo de cambio de 15 pesos), pero las propias autoridades de la liga admitieron que era imposible adquirir un boleto a ese precio. 

El mismo día del evento, Ticket Exchange –una de las agencias autorizadas- anunció que quedaban dos a 68,888 dólares cada uno (1.033,320 pesos). El precio promedio del boleto fue este año de 6,500 dólares (97,500). A eso agregue usted otros gastitos como el avión, el hotel, las comidas, el estacionamiento (entre 100 y 150 dólares). Lo redondeamos en 200 mil pesos, todo eso en un día.

Pero el señor Cordero no es el único político mexicano que se puede dar esos pequeños lujos  y dormir tranquilo. Tenemos el caso del señor José Antonio Murat, ex gobernador de Oaxaca, uno de los estados más pobres, a quien se acusa de tener propiedades carísimas en Estados Unidos, sea por el mismo o por interpósitos hijos, pero paladinamente admite que sólo tiene dos, valuadas en 300 mil dólares (4 millones de pesos, para no exagerar).

Esa insensible, inasible alta burocracia –cuyo costo, que no valor, se elevó estratosféricamente en las administraciones panistas- es la que nos gobierna. ¿Cree usted que pueda saber de las diarias angustias de un país empobrecido y hambriento? Pregúntele al rector.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios