16 de Diciembre de 2018

Opinión

Saltándose las trancas del corral tricolor

Andrés Ruiz Morcillo insiste en el madruguete saltándose el corral tricolor, y de las normas para el...

Compartir en Facebook Saltándose las trancas del corral tricolorCompartir en Twiiter Saltándose las trancas del corral tricolor

Andrés Ruiz Morcillo insiste en el madruguete saltándose el corral tricolor, y de las normas para el reclutamiento y alineación de los elementos políticos con los que se cuenta en las filas el PRI, empoderándolo con el signo tricolor para dignificar el uniforme y así poder utilizar los componentes de los estatutos del partido sean, con disciplina, fidelidad, unidad, en tiempo y forma.

Pero Andrés Ruiz luce indisciplinado, que no siente la obligación de respetar las formas, normas y los tiempos, y que obviamente no tiene ninguna empatía hacia sus correligionarios y que, por lo tanto, son capaces del comportamiento con una fuerza de disciplina que actúe bajo órdenes superiores dentro de la cultura tricolor en lo que forma parte de un sistema de control disciplinario.

O es el caso de Ruiz Morcillo al creer que se creó su propia figura de hombre nuevo, el que comete faltas de indisciplina con un componente de infidelidad al juntarse como soldado tricolor con unos caballerangos casacas amarillas bajo una tolda opositora.

Asaz, ipso facto, el dirigente estatal del partido tricolor, Pedro Flota Alcocer, ha “recriminado” su actuar a su par Andrés Ruiz, por lo que lo tildó de irreverente a la doctrina tricolor, ambos virtuales interpelantes, son parte de la constelación de estrellas del Revolucionario Institucional por el boleto al tren de San Lázaro en el 2015.

Es para estos hombres nuevos el momento de aparecer en el escenario rumbo al proceso legislativo federal intermedio 2015, cada quien desde su postura, pues han detonado el ímpetu de haber a quien le amanece más temprano, con la salvedad que la sentencia de la popular frase dicta: “no por mucho madrugar amanece más temprano”.

Pero el caso es que el actuar de Andrés Ruiz ha conmocionado el pensamiento ideológico del PRI estatal, su presidente, Pedro Flota Alcocer, señaló estar en desacuerdo con la estrategia de Ruiz Morcillo, al expresar abiertamente su intención de participar en las próximas elecciones a diputados federales, toda vez que aún falta año y medio para esos comicios.

“No compartimos la estrategia ni la temporalidad de Andrés Ruiz Morcillo, pero bueno, él está en todo el derecho de hacerlo o decirlo. Los tiempos del partido son para que las cosas se hagan, no hay restricciones más que las de la ley respecto a lo que no se debe hacer”, comentó el presidente priista en Quintana Roo.

Luego de crearse la infidelidad de Andrés Ruiz como una causal de expulsión, a lo mejor pensando que luego lo dominarían, ha sido lo contrario. Hoy en día para Ruiz Morcillo parece que le amanece más temprano en sus varias formas de actuar, inclusive, “brincándose” a quien manda, se está adelantando en cuanto a no respetar los tiempos para realizar declaraciones acerca de su intención de participar como candidato del PRI a la diputación federal por esa organización política.

Eso quiere decir que Andrés Ruiz si puede dar el “madruguete” sin que nadie le diga nada. Que si tienen control, pero que cada quien es responsable de sus actos y que la impunidad es por conveniencia política. Prefieren llenar comentarios adversos inmersos al ponerse al tú por tú, en vez de enfilarse con unidad y fidelidad al próximo proceso.

Ambos se han estado dedicando a amasar sus figuras públicas para satisfacer el culto a su personalidad. No les está ayudando esta interminable lucha de egos, están perdiendo popularidad en cualquier bando. Comienzan a resultar ser más de lo mismo en un estatus caótico que está transitando entre la confusión.

Por cierto, el proceso federal para la elección de cuatro diputados –tentativamente, según lo proyectado con la creación de un cuarto distrito que estará ubicado en el norte turístico – ya está en marcha aunque parezca una fecha muy lejana la de 2015. Pero los priistas tienen una lectura muy exacta del proceso en el que se perfilan como favoritos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios