10 de Diciembre de 2018

Opinión

Sarna, lepra o roña, enfermedad de mexicanos

El sentido de esta columna es recordar un poco el pasado en el sacrificio de los mártires de Rio Blanco...

Compartir en Facebook Sarna, lepra o roña, enfermedad de mexicanosCompartir en Twiiter Sarna, lepra o roña, enfermedad de mexicanos

El sentido de esta columna es recordar un poco el pasado en el sacrificio de los mártires de Rio Blanco, la enjundia y coraje con que los mexicanos aportaron sus escasas pertenencias para pagar la deuda de la expropiación petrolera y ancestralmente vienen pagando tributos para la administración de servicios y beneficios del contribuyente, llámese población en general. Pero ahora se ha incrementado el número de habitantes mexicanos en la miseria, pobreza, marginación y con hambre, de comida y justicia, de un empleo remunerado para satisfacer modestamente el reclamo de una familia.

La representación socio-política que se concede por la vía del voto, otorga facultades para negociar y legislar en materia económica y justicia, pero resulta la falacia más frecuente cuando vemos las reformas hacendaria, energética que supuestamente traerán beneficios en la disminución de la factura de la energía eléctrica que es una de las más caras del planeta.

Vemos con profunda desesperación que las expectativas de un cambio de partido solo generan nuevos grupos de poder y riqueza, que las promesas se sustentan en pago de nuevos y más impuestos, de elevación de costos de combustibles y consecuentemente  de lubricantes, autopartes, transporte público en todas sus modalidades, productos derivados del petróleo, vivienda, y productos básicos comestibles que se producen por uso de fertilizantes, herbicidas y toda clase de agroquímicos que de ninguna manera son suficientes para alimentar a una población creciente.

La Nación tiene una polarización de desarrollo entre el norte y el sur; tenemos legisladores en mayor número en ambas cámaras del Congreso de la Unión y que la pasan mediáticamente declarando como para justificar que están trabajando en beneficio de los quintanarroenses, pero posiblemente la homologación del IVA al 16% será el aumento escalatorio mensual de las gasolinas, gas LP, etc.

Vendrá a impactar la economía estatal y muy duro a la Capital (Chetumal), que no tiene alternativas de empleo y desarrollo y año con año egresa un sinnúmero de profesionistas y técnicos que a lo único que pueden aspirar es a emigrar al norte u ocuparse en empleos de tiendas de autoservicio o transporte público.

¡Sí! La reforma hacendaria, la energética y la política van sin considerar que existen asignaciones económicas, laborales y educativas que nos salen debiendo; tenemos sistemas como el Seguro Popular que atienden la consulta pero carecen de medicamentos y equipo para afrontar la demanda; tenemos policías para la seguridad pública y de los ciudadanos con su patrimonio, pero insuficiente en equipo y capacitación, amén de que la mayoría está ocupada en brindar protección a funcionarios y amigos del poder en turno; tenemos escuelas, pero carentes de mantenimiento , equipo moderno, materiales de limpieza y servicios de evaluación sanitaria; tenemos desarrollo urbano pero abandonado y carente de banquetas o aceras, bacheo, nomenclatura, etc.

Todo seguirá el curso de una historia repetida que solo ve correr el tiempo y los engaños con la acostumbrada desilusión; el seguro de desempleo como paliativo, que no solución, porque después de un corto tiempo seguirá siendo desempleado pero sin seguro, la pensión de adultos mayores que tal vez no rebase dos minisalarios serán la esperanza y decepción porque no resolverán el problema ocupacional, alimentario, de vivienda, transporte y servicios sanitarios, de salud y medicamentos, de estabilidad social de una población creciente.

Los jubilados que año tras año crecen en número y edad y requieren de servicios médicos, medicinas y tratamientos que no hay ni con qué pagarlos en el sistema de salud pública. ¿Por qué debemos pagar más impuestos? Para que viva mejor la clase de partidos políticos y los que de ellos emanan, así como los beneficiarios de parentesco, amiguismos o compadrazgos.

¡AL TIEMPO!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios