23 de Septiembre de 2018

Opinión

Se acabaron las simulaciones

La Reforma Político-Electoral ya promulgada por el presidente Enrique Peña Nieto...

Compartir en Facebook Se acabaron las simulacionesCompartir en Twiiter Se acabaron las simulaciones

La Reforma Político-Electoral ya promulgada por el presidente Enrique Peña Nieto, acaba con las entrevistas disfrazadas en radio y televisión por algunos candidatos y partidos, dado que será causal de nulidad de la elección en turno.

Con ello los partidos o candidatos “pudientes” ya no podrán hacer como que los entrevistan en radio y televisión, porque será calificado como contratación ilegal de publicidad, reforma que se plasma al Artículo 41constitucional. 

Y es que los candidatos con mayor poder adquisitivo, del partido que sea, aprovechaban las lagunas legales para pactar entrevistas en radio y televisión, con el argumento que la promoción era parte de la información del día. 

Ahora se precisa que la nulidad de cualquier elección se puede producir, no sólo ante la compra, sino ante cualquier tipo de adquisición de cobertura informativa o tiempos de radio y televisión fuera de los supuestos previstos en la ley.

Es decir, se tendrán que sujetar única y exclusivamente a los espacios que les marquen las autoridades electorales federales para los períodos de campaña.

Si bien es cierto que las reformas que más polémica han causado son la reelección de legisladores por hasta 12 años, además que los Congresos locales podrán establecer la reelección consecutiva de presidente municipal y la de regidor s índico, este tema de hacer más estricta la aparición en medios electrónicos es de vital importancia porque acaba con toda simulación.

Con ello se garantizará que todos los candidatos y partidos tengan la misma oportunidad de promocionarse en radio y televisión, además que se evita que los candidatos “pudientes” paguen entrevistas disfrazadas en programas de radio y televisión.

Otro tema que l lama la atención es que permite ya los gobiernos de coalición, donde el partido ganador en las elecciones presidenciales y otras fuerzas políticas podrán impulsar un programa de gobierno conjunto, lo cual era visto como pago de facturas políticas.

En la reforma política promulgada establece que los partidos deben garantizar que 50% de las candidaturas a legisladores federales y locales sean para mujeres, con lo cual partidos políticos que no cumplen con dicha cuota y hacen hasta lo imposible para no darle a las mujeres los espacios que les corresponde, no les quedará de otra que cumplir. 

En cuanto al Instituto Nacional Electoral (INE), dicho organismo será el encargado de nombrar a los consejeros electorales de los estados, mientras que los magistrados electorales serán nombrados por el Senado.

En este caso el consejero presidente del Instituto Electoral de Quintana Roo, Jorge Manríquez Centeno, aclaró que los organismos electorales locales no desaparecerán y tampoco serán una delegación del INE.

Esto lo expresó posterior a su quinto informe de actividades, donde dijo que si bien les serán retiradas algunas atribuciones y estas pasaran al INE; una de ellas la fiscalización de los recursos, de ninguna manera desaparecerán.

Y están a la espera de las leyes secundarias donde se marcarán los tiempos para el cambio de los integrantes de los Consejos Generales de los órganos electorales locales.

Deberá crearse también la Ley General de Partidos Políticos; Ley de Procedimientos Electorales; Ley de Delitos Electorales y Ley de Impugnaciones.

Este conjunto de leyes regularán los procesos electorales tanto federales como locales, y donde el INE podrá asumir, mediante convenio con las autoridades competentes de las entidades federativas que así lo soliciten, la organización de procesos electorales locales.

A petición de los partidos políticos y con cargo a sus prerrogativas, en los términos que establece la ley, podrán organizar la elección de las dirigencias partidistas.

El Consejo General del INE estará conformado por un presidente y diez consejeros electorales que durarán en su cargo nueve años; serán electos por las dos terceras partes en la Cámara de Diputados, y no podrán ser reelegidos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios