23 de Septiembre de 2018

Opinión

Se reactiva el Pacto

El contenido del adéndum tiene que ver más con las presiones que encaran los dirigentes del PAN y del PRD.

Compartir en Facebook Se reactiva el PactoCompartir en Twiiter Se reactiva el Pacto

Finalmente los dirigentes de los partidos y del gobierno se reunieron con el Presidente Peña Nieto para dar a conocer el agregado al Pacto por México, sección que tiene que ver con las elecciones en puerta, el blindaje a los programas sociales y la imparcialidad del gobierno. Sin desmerecer la conveniencia de que gobernantes no interfieran en los comicios, varios de los puntos del añadido son prolijos y en varios aspectos innecesarios.

El contenido del adéndum tiene que ver más con las presiones que encaran los dirigentes del PAN y del PRD que con el propósito de mejorar las elecciones. Al igual que los viejos tiempos, la inspiración es la desconfianza y los destinatarios no son los ciudadanos, sino los mismos políticos.

Lo importante es que se reactiva el Pacto. Que los reventadores, especialmente los que pusieron en predicamento a Gustavo Madero, no pudieron lograr su cometido de acabar con el entendimiento de las oposiciones con el gobierno. La iniciativa de reforma financiera está lista. Se pospuso por las diferencias que presentó el PAN con motivo de los comicios de Veracruz. Por lo que se conoce, el cambio importante para la economía nacional y, particularmente, para el apoyo a las pequeñas y medianas empresas.

Se debe procesar legalmente a los funcionarios que se apartan de la ley en el uso electoral de los programas sociales no porque exista un acuerdo, sino porque no debe haber impunidad. Deben blindarse los programas sociales porque es lo correcto; deben monitorearse las finanzas de los gobiernos locales, porque es necesario que las autoridades federales, en el ámbito de su competencia, actúen de manera preventiva respecto a movimientos financieros irregulares o sospechosos.

El adéndum del Pacto no es problema y bien puede ser virtud, particularmente, para mejorar la calidad de la democracia electoral. Sin embargo, la reforma electoral que el país requiere no es para mitigar la infinita y calculada desconfianza de los actores políticos, sino la que facilite el ejercicio de los derechos a los ciudadanos, disminuya el costo de las elecciones y ofrezca certeza a los comicios.

Twitter: @berrueto

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios